Una de marketing

0
330

Cuando vives en un país con una economía emergente tienes que estar preparado para impresiones fuertes, con los ojos abiertos.

 

Eso de economía emergente es un eufemismo, claro. No tiene nada que ver con esos países que parece que se van a acabar comiendo el mundo: India, Brasil… y por supuesto China.

¡Qué tiempos aquellos de nuestra infancia en que pedíamos para los chinitos y los indios…!

 

En Burkina Faso se tiran el rollo, el Gobierno, de que éste es un país emergente…

Bueno, en parte tienen razón: más abajo es difícil estar en los índices que miden la economía o el desarrollo humano. Así que puede que sí que sean una economía emergente y como tal se comportan: capitalismo salvaje o, al menos, un poco descontrolado.

 

Desde hace meses quería escribiros una serie de artículos sobre el marketing local, pero no tengo tiempo.

Ando tan liado intentando poner en marcha una biblioteca que ni leo, ni escribo. Eso sí, comer sí que como. Y así me va, me temo que no doy la pinta de un ratón de biblioteca, tengo más bien el aspecto de una rata gorda grasienta de restaurante incapaz de pasar el menor control sanitario.

Quizás por eso en la parte trasera de la biblioteca voy a abrir un maquis (suerte de bar-restaurante local desaliñado) para intentar completar los magros ingresos de la biblioteca.

A lo que íbamos: Maketing, made in Burkina.

 

Hay muchos ejemplos de sagacidad empresarial que os acabaré ilustrando con fotos en algún otro post, pero hoy os pongo sólo esta píldora.

 

 

 

Fijaos en la bandera y las dos figuritas metálicas del padre (papá piernas largas) y el hijo mirando esperanzados la cuna de su futuro…

 

 

 

LYCÉE DES LEADERS DE DEMAIN

 

El Liceo de los Líderes del Mañana, y con un nombre así, ¿quién puede resistirse?

Me recuerda a lo del ‘tocomocho’ o a lo del timo de la estampita, pero sin engañar demasiado…

Es un tratado de comunicación y publicidad resumido en el nombre de la institución. Cualquiera que quiera bien a sus hijos no puede dudar ante una propuesta de futuro tan increíble, no sólo para el crío también para sus progenitores. Porque si acaban siendo líderes, ¡qué menos que ocuparse del bienestar de sus padres en su vejez…!

 

 

Tony Leblanc clavando el timo de la estampita

 

 

 

Porque he visto colegios con el nombre de Papas (ese que van a hacer santo y el Benito de ahora), de Nelson Mandela, de Kennedy y, ahora, de Barack Obama, pero nada comparable a poder decir a los conocidos, como sin darse importancia, tomando unas cervezas en un maquis, que tus hijos estudian en el Liceo de los Líderes del Mañana…

 

 

 

No sé si es que tienen reservados ocupados por los líderes egresados y no pude verlos…

 

 

Y, ya de puestos, te puedes tomar la cerveza y unas brochetas en el propio Restaurante de los Líderes…

Aunque, visto lo visto (no he visto muchos líderes mientras hacía las fotos), tampoco parece que vayan a llegar muy lejos si el restaurante es así.

Líderes de medio pelo, pero mejor eso que quedarse calvos. Claro.

 

 

 

GALERÍA DE RETRATOS DE JAVIER NAVAS