Veneno

5
353

 

Las tradiciones son alienantes, irracionales, totalitarias, enfermizas, endogámicas, adictivas; proporcionan placer inmediato, pero acaban matando. A diferencia de los hábitos, los vicios y las manías, que son acontecimientos estrictamente personales –y con frecuencia estimulantes–, las tradiciones funcionan como autoengaños colectivos. En eso reside su carácter letal.   

 

La tradiciones institucionalizan costumbres del pasado y las convierten en grandes discursos para el presente. Así pueden legitimar públicamente derroches, estupideces y salvajadas. Muy similar a lo que hacen los nacionalismos cuando transforman en instrumento de poder y manipulación algo tan personal e íntimo como el sentimiento de ser de algún sitio.

 

Las tradiciones son inhibidoras de la imaginación y por tanto del desarrollo. Son el refugio de los simples, la coartada perfecta para quién no es capaz de elaborar un discurso propio, la excusa ideal de los que no encuentran ninguna otra. Un comodín zafio que a menudo se disfraza de arte y cultura, cuando sólo es un reaccionario ejercicio de conservadurismo travestido de gran negocio. Y si no que le pregunten a los que iban a introducir en los Sanfermines de Pamplona los 140 kgs de drogas sintéticas (1 millón de dosis) recientemente requisadas.

 

Las tradiciones están íntimamente ligadas a la poderosa industria de la Historia y los monumentos. En ella ocupa un lugar clave la UNESCO, una organización borrosa que trafica con el concepto de Patrimonio de la Humanidad. Algo así como las recalificaciones urbanísticas, pero en plan cultural. Alguien decide conceder a algo el título de Patrimonio Mundial de la UNESCO y la cosa dispara su valor turístico. A Sevilla se lo dieron en 1987, pero parece que ahora puede perderlo porque a los vigías no les gusta que se esté construyendo un rascacielos de cristal en la Isla de La Cartuja, a más de kilómetro y medio de la Giralda. Argumentan los guardianes de la cultura que la torre puede provocar un impacto visual negativo –como no sea para los pájaros– sobre el triángulo formado por la catedral, los Reales Alcázares y el Archivo de Indias. Según los santones de Icomos –la consultora de la UNESCO para estos asuntos–, la tragedia se cierne sobre Sevilla, e incluso sobre la propia España. Y es que hay motivos para temer lo peor: en 2009 la ciudad alemana de Dresde fue expulsada de la influyente lista de paraísos monumentales por haberse atrevido a construir un puente. Unos provocadores.

 

El grotesco episodio de Sevilla ilustra por enésima vez el error de considerar las ciudades como museos de cera, como estructuras anacrónicas criogenizadas en un pasado que se reivindica como identitario. Auténticos chollos para el negocio de lo histórico, pero rémoras insufribles en la construcción de ciudades vivas que reflejen –como han hecho siempre– la vida a la que dan cobijo, con sus luces y sus sombras.

 

Me da igual si la Torre Cajasol es bonita o fea, si pega o no. Lo único que me importa de ella es que está sucediendo en el presente, que es el resultado de una determinado ahora, como le pasó en su día a la catedral, los Reales Alcázares o el Archivo de Indias.

 

Debemos permitir que el mundo que vivimos deje sus huellas arquitectónicas, nos agraden o no. Me interesan tanto las viviendas del Pocero en Seseña como el Guggenheim de Bilbao, Polaris World o la Casa Tuperware. Todos forman parte de lo mismo y en eso reside su interés. Son edificios hechos ahora. No entro en sus razones, no los juzgo, simplemente han sucedido. La única arquitectura verdadera es la inevitable.

 

Los avances de la humanidad están ligados a la superación de las tradiciones. Tenemos la obligación de asumir los cambios y actuar en consecuencia, relegando nuestras ataduras con el pasado al ámbito de lo histórico o de lo privado. Los esfuerzos colectivos deben emplearse íntegramente en imaginar y construir un futuro nuevo y mejor para todos, no en dar vueltas una y otra vez sobre los rastros de lo mismo.

 

5 COMENTARIOS

  1. me encanta lo de Polaris
    me encanta lo de Polaris World…
    Te ha faltado Marina d’Or, el kistch a la máxima potencia

    • Desde luego, Félix.  Marina

      Desde luego, Félix.  Marina d´Or me parece apasionante por excesivo y retórico. Lo que siempre me ha gustado de Polaris World es que tiene algo de puerta al otro lado, de lugar intermedio, el escenario ideal para una suerte de LOST hipotecario y murciano. Supongo que le hace mucho el nombre, su aterradora ubicación y el holograma de Camacho jugando al golf, más perturbador que cien Annes Igartiburu juntas.

      No sé por qué, pero siempre que paso por allí me acuerdo de aquella película de los setenta de Michael Crichton, «Westworld», con Yul Brynner haciendo de robot pistolero en un parque temático del futuro.

      Un saludo.

      • yo he estado sólo una vez, no
        yo he estado sólo una vez, no lo conozco a fondo, pero hay un dibujante de cómics (o había porque ha cesado como tal) que se llama Álvarez Rabo y que me encanta que tenía un blog (http://chupameelrabo.blogspot.com/) en el que contaba su vacaciones en Marina D’Or que le daban a uno ganas.
        Lo de Polaris tengo que verlo (recuerdo la película).
        Un abrazo

  2. Hace poco estuve en una

    Hace poco estuve en una ciudad de la provincia de Toledo tratando de hacer fotografías para un catálogo turístico y no veas lo difícil que fue porque sufren del mal opuesto al que narras: no han conservado nada o casi nada de su pasado, los edificios y las nuevas construcciones son cada uno hijo de su padre y de su madre, no hay ninguna consistencia estética. ¿No es esto un atentado contra un posible hilo conductor en la naturaleza y esencia de esta ciudad?

    (Por supuesto no soy arquitecto y quizás este diciendo una chorrada)

     

    Saludos.

  3. ¿Qué encanto tiene Pelli para

    ¿Qué encanto tiene Pelli para cascarse rascacielos como panes all over the world?. A mi parece tan carca como la Unesco.
    Aun así, estoy muy muy a favor de insertar estas piezas en la ciudad. Lo malo de poner sólo una, es que se convierte en un monumento más: otra estatua de algún famoso, con su grupito de chispeantes flashes y su restaurante con motivos abrocados en la última planta. Y el microclima urbano que genera es mínimo, una pena -con la pasta que se van a dejar-.
    Eso sí, estoy deseando conocer el mote que le ponen los sevillanos.
    saludos

Comments are closed.