Voces críticas ante catástrofes

0
266

 

Cada vez que ocurre una catástrofe relevante (terremotos, inundaciones,…), la tendencia de la propaganda china es centrarse en el mensaje emotivo, los héroes anónimos y la unidad nacional en torno al poder político. Esta estrategia se evidenció durante el terremoto de 2008 en Sichuan, que marcó un antes y un después en cuanto a gestión de la información, en claro contraste con el silencio que imperó en 1976, durante el devastador terremoto de Tangshan. Desde mayo de 2008 ha habido varios desastres que han conmovido a toda la nación: el terremoto de Qinghai (2010), las inundaciones de Jilin (2010), el accidente de tren de Wenzhou (2011),… y ahora las inundaciones de Beijing (2012). A pesar del luto nacional, la censura en los medios de comunicación y las impactantes imágenes de las catástrofes que recibe la audiencia, internet está filtrando voces críticas con el sistema que cuestionan la responsabilidad de las autoridades en la envergadura de los desastres. A través de Sina Weibo (新浪微博), el servicio de microblogging más popular del país, muchos chinos están expresando estos días su malestar por los daños causados el pasado fin de semana por una intensa lluvia torrencial que anegó buena parte de Beijing y dejó decenas de muertos. Esta semana no se habla de otra cosa por aquí, sobre todo porque hay previsión de más lluvias como las del sábado para estos próximos días. Pero, más que luto nacional, los ciudadanos reclaman soluciones y responsabilidades. ¿Por qué falla el sistema de drenaje y alcantarillado de la capital (y otras muchas ciudades chinas)?


Voces críticas ha habido en todas las catástrofes recientes a través de internet, pero fue a partir del accidente de tren de 2011 cuando se generalizaron, en parte debido al éxito de plataformas como Sina Weibo entre la creciente población urbana. El accidente ferroviario en la línea de alta velocidad que conectaba el norte (Beijing) con la próspera costa del sureste (Fuzhou) afectaba a las clases más pudientes de la sociedad china, que son las principales usuarias de estos servicios innovadores y más caros, por lo que es lógico que fueran éstas las que expresasen su indignación en las redes sociales chinas. Lo mismo ha ocurrido ahora en Beijing, donde viven personas de diferente condición, pero hasta las clases más pudientes se han visto afectadas por las inundaciones a bordo de sus vehículos de lujo. Este espíritu crítico que hemos visto y vemos y ahora en las redes sociales chinas no fue tan evidente durante los terremotos de Sichuan y Qinghai o las inundaciones de Jilin, que se cobraron muchísimas más vidas humanas, pero en zonas rurales y pobres del interior. Durante los desastres sísmicos se pidió una investigación sobre la calidad constructiva de las escuelas que se vinieron abajo, pero la nueva estrategia propagandística acabó difuminando esas críticas.

 

Internet, sobre todo Sina Weibo, no refleja el sentir general de la población china, sino tan sólo el de una parte de la misma, la incipiente clase media, los denominados white-collar workers. Pero, teniendo en cuenta la creciente urbanización, estas pautas de comportamiento pueden marcar una referencia importante para el conjunto de la sociedad.

Vigo, 1983. Licenciada en Periodismo y Especialista en Información Internacional y Países del Sur por la Universidad Complutense de Madrid. Tras experiencias académicas y profesionales en Madrid, Freiburg, Utrecht, Berlín y Londres, en 2008 llegó la ansiada oportunidad de ampliar horizontes en Asia. Cuatro meses antes de los Juegos Olímpicos me trasladé a Beijing con un visado de trabajo pero sin propósitos definidos, abierta al descubrimiento de un nuevo mundo, y aquí sigo, observando los cambios de una sociedad en constante transición que desafía mis neuronas constantemente.