101 Cuentos de siempre. 019 Sergei no guarda piedras

0
48

A Sergei, como a todo ser humano, a veces le daban ramalazos de pánico. Así, un día en que caminaba con el Maestro por el bosque, éste lo envió a buscar agua a un barranco. Sergei bebió como un oso y luego subía silbando tan tranquilo cuando surgió un tigre feroz. Sergei se volvió loco, no se le ocurrió más que ponerse a correr en círculo hasta que agarró al tigre por la cola.
El tigre estaba furioso con aquel peso proveniente de la estepa rusa, y recriado entre mongoles. Prefirió perder la cola antes que sentir encima el peso de Sergei.
– Maestro, ¿cómo matan al tigre los más valientes? – preguntó con algo de jactancia.
– Los héroes – respondió el Venerable -, lo hacen partiéndoles la cabeza, los menos valientes lanzan el venablo a distancia, y los cobardes se apoderan de su cola.
– ¡Pero, Maestro! -replicó confuso Sergei-, ¡si lo he puesto en fuga!
– Mira, Sergei, escucha esta historia que le sucedió a Confucio. Él también tenía un discípulo algo torpe. Pues bien, un día, le ocurrió lo que a ti y le molestaron tanto las palabras que te acabo de repetir que escondió una piedra en el bolsillo.
– ¿Qué pretendía hacer con ella?
– Te lo puedes imaginar. El caso es que aquel badulaque le volvió a preguntar a Confucio: “¡Maestro! ¿Cómo matan los más valerosos?
Confucio le respondió: “Los más valerosos matan con el pincel, los menos valientes lo hacen con la lengua…
– ¿Y los cobardes? – preguntó Sergei.
– Eso es lo que preguntó el otro a Confucio y éste le respondió: “Esos matan con la piedra en el bolsillo”.
– Maestro, sollozó Sergei, ¿no creerás que albergo en mi corazón semejantes sentimientos? ¿Verdad?
– Ni por un momento, mi querido Sergei, pero al del cuento no le fue mal. Se postró ante Confucio, completamente conmovido, y desde aquel día se convirtió en el discípulo más fiel y más brillante del autor de las Analectas.
– ¡Uff!

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí