30 inconvenientes de ser un cortometrajista de más de 30

0
260

 

 – El silencio de tu madre al decirle por teléfono que vas a rodar otro corto.

 – En las reuniones de antiguos alumnos eres El Amenábar.

 – Tus historias de zombis ahora hablan sobre lo dura (pero satisfactoria) que es la paternidad.

 – Te descubres criticando a esta juventud, que se salta el eje cuando le da la gana.

 – «¿Y no has pensado en rodar un largo?»

 – Nadie quiere escuchar tus batallitas de montar en cámara cortos en Hi8.

 – Tus referencias de otras pelis deben llevar la coletilla «…pero el original, no el remake»

 – No tienes tiempo para pre-producir en condiciones.

 – Y tu equipo habitual ya tiene un trabajo serio.

 – O encadena trabajos serios.

 – Así que no encuentras más días para rodar que un fin de semana o un puente, como mucho.

 – Por eso tus cortos van de dos personas sentadas discutiendo.

 – Pero los denominas «una vuelta a la esencia del drama».

 – Y te quedas tan ancho. O te tienes que quedar tan ancho.

 – Ante su insistencia, metes a tu suegra de extra. A pesar de tus advertencias, se aburre.

 – Debes vigilar el colesterol al echar mano del catering.

 – Paras las mezclas de audio por hoy porque tienes hora en el Natur House.

 – En vez de comparar laboratorios con otros cortometrajistas, comparas guarderías.

 – Los agradecimientos son larguísimos porque tu apellido ya abarca tres generaciones.

 – «Bueno, ¿y para cuándo el salto al largo?»

 – Esa actriz que te ignoró durante la fiesta fin de rodaje podría ser tu hija, macho.

 – ¿Sabes de algún Festival Internacional de Realizadores Maduritos e Interesantes? Pues eso.

 – Cuando un festival pide tu corto en formato FAES a 51’71 mmHg y la pista de calabandrios sin esnurfiar y echas de menos cuando enviabas un VHS y a correr.

 – El lumbago al levantar la bobina de 35mm.

 – La camiseta del festival no cubre tu tripa cervecera.

 – Si la sesión de cortos es larga, la vejiga pasa factura.

 – Como ganes algún trofeo, a ver dónde lo pones que no descojone el Feng-Shui de la casa.

 – La prensa ya no te llama «joven promesa».

 – Las resacas festivaleras duran hasta el miércoles.

 – «¿No deberías haber rodado un largo ya?» 

Director y guionista y productor y traductor y profesor y periodista. Sus cortometrajes "Phobia", "DVD", "Made in Japan" y "Manual Práctico del Amigo Imaginario (abreviado)" han ganado más de doscientos premios en festivales de todo el mundo, desde Alcalá de Henares hasta Wisconsin.   También ha dirigido el documental "Hobby", sobre costumbres japonesas pintorescas (Mejor Guión en el XI Festival de Cine Español de Málaga/ZonaZine) y ha sido guionista de la serie “Qué Vida Más Triste”, emitida a diario por La Sexta. En la actualidad prepara con la productora Pecado Films su primer largometraje, “Dos por uno”, así como un nuevo corto, porque hay gente que sencillamente nunca aprende.