Barcelona: un mediterráneo digital entre Ramblas

0
282

 

Hace una semana, me paseaba entre ramblas catalanas, la que fue la antigua capital de la Corona de Aragón hoy es una compuerta entre España y Europa, las dos con e de euro, monedas de una supuesta unión y quién sabe si divorcio. La ciudad condal, una buena rival de Madrid, la capital castiza. Barça Vs Madrid, siempre fue y es un clásico. ¡Aquí y en el mundo entero, oigan! Siendo español, empezar una conversación con cualquier persona del mundo es adentrarse en el terreno de la pelota y el punta pié, y en ese punto, uno descubre a forofos acérrimos de los merengues o de los culés que nunca visitaron España. Entonces te preguntan y tú de cuál eres. Y entonces les respondes, ¡de ninguno y de los dos! ¡Es lo que tiene no ser hooligan, que se puede ser infiel! Y entonces te preguntan, pero ¿conoces las dos ciudades? – Sí, las conozco. Y a la pregunta ‘¿y cuál prefieres de las dos?’, respondo ‘¡me quedo con las dos!’.

 

Barcelona tiene personalidad fuerte y no quiere, ni por asomo, que le arrebaten ni protagonismo, ni poderío. De la Sagrada Familia a la cool 22@, se la puede seguir cantando un peretsiano: Barcelona eres y sigues siendo poderosa. El magnetismo de Barcelona hace perder al visitante en un barrio gótico, entre basílicas como la de Santa María del Mar, de una arquitectura envidiable, y pasear, gracias a la mano de Francina, por la Carrer de Petritxol, donde la Chocolatería de San Ginés madrileña cambia de nombre. Barna, sin ‘celo’, es bilingüe, catalá y español, y hasta trilingüe, porque muchos hablarán inglés también y aunque no presume de paella, paladea un buen pan con tumaca. Barna, sin ‘celo’, goza de la Barceloneta, un barrio marinero, su orgullosa playa, alejado de un renovado Manzanares, próximo a la estación de Príncipe Pío en Madrid. Barna, sin ‘celo’, reserva playa y montaña, elegantes avenidas en cuadrícula y una arteria en Diagonal.

 

Hace una semana, conocía por primera vez Vilaweb, una web pionera en Barcelona, que hoy es una redacción, ubicada en la Carrer Ferlandina, una callejuela próxima a La Central del Raval. Vilaweb tiene puertas de cristal transparente y, a su entrada, una tienda de artículos variados. Barselona es bona si la bolsa sona, dice un refrán, contado desde fuera, que contado desde dentro, se invierte en Barselona es bona aunque la bolsa no sona.

 

Vicent Partal, el director de Vilaweb, me concede una entrevista de más de una hora, visionario en el uso de la web y con una mentalidad abierta al uso de las redes sociales, me enseña la redacción, los premios obtenidos por su trabajo en Vilaweb y me remite a una tesis sobre Vilaweb del año 2010 de la profesora Mar Iglesias, dirigida por el profesor Javier Díez Noci. Ese mismo día, también, en La Central pero de la Carrer de Mallorca me doy cita con Jordi Pérez Colomé, es el periodista del blog ObamaWorld, que ya está utilizando, como otros periodistas, el sistema de financiación de crowdfunding, de donaciones digitales, para hacer periodismo mientras viaja por el mundo. Una hora para explicarme las nuevas posibilidades para hacer periodismo, innovando con un blog, organizado y financiado como si se tratara de un medio de comunicación. Una idea revolucionaria que me inquieta bastante junto con el incremento, en el año 2012 y 2013, de los Microperiodismos.

 

Por la tarde, aún queda tiempo para caminar a Consell de Cent, próximo a la Carrer de Aragó, donde en un mismo edificio se ubican las dos redacciones de Sport.es y de El Periódico de Catalanya. Agradecezco, desde aquí al director de Sport.es, Joan Vehils, su tiempo, y a Saül Gordillo, responsable de contenidos digitales de El Periódico, su visión del Periodismo, la Web y las redes sociales. Gordillo, un periodista apasionado de la comunicación digital, que enseña al mismo tiempo que te hace reír a carcajadas.

 

Al día siguiente, volver por segunda vez a la Universidad Pompeu Fabra, una universidad que llama la atención por disponer de una chimenea en su centro, simulando un pasado de antiguas fábricas, a las afueras de la ciudad condal. Scolari me atiende rápidamente para hablarme de su concepción transmediática de las nuevas narrativas, él también concuerda con el cambio de modelo en esta transición digital. Posteriormente y para finalizar el periplo de redacciones, acudir por partida doble a La Vanguardia, donde Ismael Nafría, amante de la innovación periodística, y Patricia Ventura, responsable de Redes Sociales, me atienden como si me conocieran de toda la vida. Una sonrisa de bienvenida, un espacio y tiempo para dialogar. Estoy en deuda con todos ellos, del mismo modo que lo estoy con Nuria, Dani, Rosendo y Francina, una mamá 2.0. Agradecida estoy a los encuentros y los reencuentros.

 

¡Feliz Viernes y Feliz Fin de Semana con esta imagen de la Carrer Carme!

Fátima Margu nace en la antigua Emérita Augusta (Mérida, Extremadura) un caluroso verano de 1981. Ha trabajado como profesora de Universidad, periodista e investigadora. Aficionada a Internet y eterna alumna con una única vocación: cuestionarse qué está pasando para procurar llegar a la Verdad de las cosas. Alma viajera, siempre con la intención de hacer extraordinario aquello que para muchos pasaría desapercibido porque no se pararon a observar la belleza o el trasfondo que una instantánea puede condensar.