Cómo era la anterior era teatral para Mar Gómez Glez

0
621


Porque está claro que acabamos de pasar una era teatral, en la que hemos crecido, nos hemos formado, hemos aprendido… Lo que venga a partir de ahora (¿junio? ¿septiembre?…) va a pertenecer a una nueva era teatral, en la que tendremos presente lo que acabamos de vivir, en la que tendremos presente nuestra vulnerabilidad como sector, y esperemos haber aprendido  de este cambio de era… Para recordar cómo fue, proponemos una serie de entrevistas breves sobre la era teatral que acabamos de dejar, siempre desde el cariño y los buenos recuerdos…

¿Puedes contarnos una anécdota que recuerdes con cariño de la anterior era teatral?
Me viene a la mente el estreno de Cifras en su traducción al inglés en Newark, que es una ciudad muy especial, y entre sus habitantes hay una amplia mayoría de población de color. Un gran porcentaje de sus ciudadan+s son inmigrantes de primera y segunda generación. Cuando escribí Cifras no me sentí capaz de tomar la voz de los inmigrantes que cruzaban el Mediterráneo jugándose la vida. Es una obra que habla sobre el comportamiento europeo frente a esta crisis. Había leído muchas obras muy paternalistas sobre el tema. No quería hacer lo mismo. Tampoco sabía si esta era la mejor elección o si, por el contrario, otra vez la ciudadana europea silenciaba a los africanos. ¿Estaría cayendo en la misma trampa de la que quería huir? En Newark hubo un encuentro con el público después de la función, varios de los asistentes me dieron las gracias precisamente por tomar esa decisión como escritora. La charla se alargó bastante. Muchos de los asistentes contaron sus propias experiencias cruzando fronteras y también escuchamos las historias de cómo sus familiares lo habían hecho. Hubo otra obra después de la representación “oficial”. Algo muy bello que solo puede suceder gracias a la presencia física, a los cuerpos compartiendo espacio, que exige el teatro.

¿Qué es lo que más te ha gustado en lo que llevábamos de temporada en la anterior era teatral?
Lo que más me ha gustado fue Tiestes de Grumelot. Los actores lo dieron todo. Hicieron una apuesta por buscar una relación con el público que apelara a la emoción más que a la cabeza y creo que lo consiguieron. Además, había todo tipo de desconocidos que te empujan aquí y allá. Se compartían fluidos sin mascarillas. No sé cuánto tiempo pasará antes de que volvamos a permitirnos espectáculos como este. Me alegro de no habérmelo perdido.

¿Qué es lo último que viste en la anterior era teatral y qué rescatas de ello?
Lo último que vi fue Into the Little Hill de La Veronal. Rescato la curiosa pertinencia de la elección de la fábula de El flautista de Hamelín. Martin Crimp no pudo haber predicho la pandemia. Sin embargo, también para nosotros ha llegado el flautista a robarnos a los niños del discurso político. Es curioso que en todo este tiempo se hable de trabajo, de movilidad, de economía y hasta de educación, pero no se mencionen los cuidados. Me gustaría saber quién está cuidando a los hijos de los concejales y diputados. Igual los niños son la plaga que se desea eliminar. Igual se prefiere que los menores sean secuestrados. Igual se imaginan que cuando los trabajadores presenciales y telemáticos empiezan su jornada laboral los niños desaparecen de la escena.

Y ahora, si nos puedes mandar una foto de un recuerdo, un objeto, algo que tengas de la anterior era teatral y que defina tu relación con esa era…

VII Laboratorio de Escritura Teatral

Esta es una foto del grupo que formó el VII Laboratorio de Escritura Teatral de la Sgae. Juntas hablamos de dramaturgia, de política, de familias, de disfunciones, de la muerte, la locura y el racismo; comimos juntas; nos hicimos amigas; escribimos y leímos teatro. De mis compañeras no voy a decir nada porque sobran presentaciones y halagos. Esta es una imagen de la gestación, del taller, de la trastienda del teatro, de las ideas originarias, de la anterior era teatral, sí, pero también de la nueva.

(Mar Gómez Glez, dramaturga)

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorARTE64 ¿Jugado o compuesto?
Artículo siguienteContra las distancias
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí