Cosas mías XXVII – El reloj

0
125

reloj

(Se pueden leer los capítulos anteriores aquí y aquí.)

Rosa está en el sofá del salón, en bañador, debajo de un flexo. Entra Julián, su marido (que no sabemos si aún recordáis su nombre…)

ROSA.- Tun, tun… ¿Quién es…? Un medio de comunicación… Uy, qué miedo, ¡cierra la murallaaaaaaa!

JULIÁN.- No tienes ninguna gracia, Rosa.

ROSA.- Eres tú el que ha perdido el humor, no me extraña que no te hagan gracia mis maravillosos chistes.

JULIÁN.- ¿Vas a seguir mucho más tiempo en bañador debajo del flexo?

ROSA.- No, ahora voy a hacer topless.

JULIÁN.- Venga, que yo te vea hacer topless en el salón de casa…

ROSA.- ¿Qué quieres ver?

JULIÁN.- ¿No estamos casados?

ROSA.- Pareces gallego… Pues ahora ya no hago topless… Si quieres ver carne, ponte Instagram…

JULIÁN.- Solo a ti se te ocurre tomar el sol (o tomar el flexo) en el salón…

ROSA. Te da envidia porque no se te ocurrió a ti antes.

JULIÁN.- No, es que necesito el flexo, que le voy a cambiar la pila al reloj y tengo que abrir los pequeñitos tornillitos esos del infierno…

ROSA.- Pues ahora lo estoy usando yo…

JULIÁN.- Muy bien, Rosa, pero el flexo no es para ponerse moreno, así que…

ROSA.- Está prohibido cambiar la pila a los relojes.

JULIÁN.- ¿Qué?

ROSA.- Que lo he prohibido, lo que pasa es que aún no lo he puesto en el listado de cosas prohibidas en esta casa, porque no he tenido ganas…

JULIÁN.- Ya… ¿Y qué pasa si lo hago?

ROSA.- Tú inténtalo y ya verás…

JULIÁN.- Muy bien.

Julián desenchufa el flexo y se dispone a llevárselo, pero Rosa lo agarra como si fuera un tesoro. O simplemente lo agarra con mucha fuerza para fastidiar a Julián.

ROSA.- ¿Qué te crees que haces?

JULIÁN.- No puedo ir por la vida sin saber la hora.

ROSA.- Pues mi abuelo sabía la hora mirando al sol.

JULIÁN.- Y tenía un margen de error de un par de horas, eso me lo dijo tu padre un día.

ROSA.- Que no te doy el flexo. Que me estoy poniendo morena.

JULIÁN.- ¡Sal a la calle y déjate de chorradas!

ROSA.- ¡Cállate, cagaoréganos! ¡Cualquier día te descalabro con un golpe de flexo! ¡Cualquier día te electrocuto con el flexo en la bañera! ¡Cualquier día te clavo el enchufe en el corazón y te desangras y le echo la culpa a tu hijo y tú te mueres y a él le meten en la cárcel y me dejáis en paz de una vez para disfrutar tranquila mi aislamiento social!

JULIÁN.- ¡Que ya se ha acabado el aislamiento social!

ROSA.- Sí, hombre, ¡cómo se nota que no ves las noticias! Y una cosa te advierto: se empieza por prohibir fumar y se acaba por prohibir enseñar cacha en los teatros. Y si no, al tiempo…

JULIÁN.- ¿No me das el flexo?

ROSA.- No, pero te voy a contar un cuento…

JULIÁN.- Paso de tus cuentos idiotas… (Sale.)

ROSA.- Esto era un rey que tenía dos hijas y un hijo, y entonces tenía una vasija que iba llenando con las moneditas que le sobraban de… ¿A dónde vas?

JULIÁN.- Vete a la mierda, Rosa. (Se oye un portazo en la puerta de la calle.)

Continuará.

@nico_guau

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anterior“Cayo César”, el poder demente 
Artículo siguienteEl hombre disperso en la playa verde, 20
El Gallinero
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí