CPC: Copy-Paste-Cultural (el arte como refugio)

0
178

 

Todos somos Mundo. Todos somos Sueño. Todos somos Esperanza. Utopías de libertad. Amar para sentirse, al mismo tiempo, amados. Pasiones que entretejen esperanzas de felicidad. Formar parte de un todo. Desarrollar una función, tener un rol al que adherirse. Muchas veces, en un utilitarismo insano de un capitalismo cuyo único valor es la moneda de cambio. Falta humanidad, solidaridad, un pensamiento crítico que potencie el altruismo entre todos. Sobra tanto el ombliguismo egoísta como el materialismo del que sólo ansía tener. Trabajar para tener, en lugar de trabajar para Amar lo que uno hace. La clave consiste en ser, no únicamente en tener. No todo es acumular bienes tangibles. Lo invisible, lo intangible, la fe, la que nos mueve y hace dar vueltas, son lo importante. Lo interesante es perderse para encontrarse y descubrirse uno a sí mismo ignorante saciando curiosidades.

 

Aún así, qué ofrecemos y qué esperamos del mundo. La espera siempre será incierta cuando uno arriesga, cuando se buscan nuevas rutas, cuando se lucha, en bastantes ocasiones, en soledad. Dando y sin parar de dar, parte de nosotros mismos. Aventura es la vida, aventura es el viaje de estar vivos, un viaje repleto de transiciones. Stand-by es una señal de ‘ceda el paso’ cuando el destino enfrenta la realidad con el deseo. Sin embargo, siempre existirá un refugio seguro. ¿Y cuál es? ¿Dónde está? El refugio está en el Arte, en el Arte cuando es producido como fruto del Amor, donde muchos incomprendidos dan rienda suelta a su imaginación, para escapar de convencionalismos e indagar en nuevas fórmulas de expresión pergeñando experimentos, mientras tanto, los menos incomprendidos y los más acaudalados, aprovechan para recrearse en él, admirarlo y después, ponerle precio y etiqueta.

 

El resultado de Arte en su máxima extensión puede llegar a ser espléndido. Arte y Literatura. Arte y Poesía. Arte y Fotografía. Arte y Pintura. Arte y Escultura. Y, por supuesto, Arte y Música. Arte y Teatro. Arte desahogo y Locura. Arte callejero y graffiti. Arte retórico y Escritura. Arte elitista y Ópera. Arte floral y Jardines. Arte Acaricia y Espectáculos. Arte, cuatro letras que si se mezclan pueden dar lugar a ‘reta’ en un juego de palabras. Así es, el arte reta al artista. He aquí algunos paraísos artísticos prestados. Imágenes y palabras, de genios de la metáfora, que puede interpretarse en las siguientes siglas: CPC. Sí, su definición sería la de un copy-paste-cultural. ¿Y por qué no también? Es un mosaico de arte.

 

Todos somos Mundo


 

 

Vivimos en una isla. Estamos rodeados de personas que andan como perdidas y deseosas de que su mundo cambie. Vivimos en una isla, pero, además, estamos obligados a estar y a nunca estar ausentes. Estamos destinados a no caer a menos que ellos quieran. Como de piedra somos, somos incolumes y por sobre todas las cosas somos virtuosos, y es que hemos dejado de interesarnos por el paso del tiempo.


Foto y texto de Carlos Garaicoa

 

Todos somos Sueño


 

Muchas veces se ha dicho que la vida es un sueño, y no puedo desechar de mi esta idea. Cuando considero los estrechos límites en que están encerradas las facultades activas e investigadoras del hombre; cuando veo que la meta de nuestros esfuerzos estriba en satisfacer nuestras necesidades, las cuales, a su vez, sólo tienden a prolongar una existencia efímera; que toda nuestra tranquilidad sobre ciertos puntos de nuestras investigaciones no es otra cosa que una resignación meditabunda, y que nos entretenemos en bosquejar deslumbradoras perspectivas y figuras abigarradas en los muros que nos aprisionan; todo esto, Guillermo, me hace enmudecer. Me reconcentro en mí mismo y hallo un mundo dentro de mí; pero un mundo más poblado de presentimientos y de deseos oscuros que de realidades y fuerzas vivas. Y todo, entonces, se tambalea ante mis sentidos, y sigo por el mundo con mi sonrisa de ensueño.


Foto: Cuadro (con reflejos) de Magritte en Bruselas.

Texto: Párrafo de Goethe en Werther.

 

Todos somos Esperanza

 

Cuando uno desea algo largo tiempo, resulta muy difícil dejar de desearlo, quiero decir admitir o darse cuenta de que ya no lo desea o de que prefiere otra cosa. La espera nutre y potencia ese deseo, la espera es acumulativa para con lo esperado, lo solidifica y lo vuelve pétreo, y entonces nos resistimos a reconocer que hemos malgastado años aguardando una señal que cuando por fin se produce ya no nos tienta, o nos da infinita pereza acudir a su llamada tardía de la que ahora desconfiamos, quizá porque no nos conviene movernos. Uno se acostumbra a vivir pendiente de la oportunidad que no llega, en el fondo tranquilo, a salvo y pasivo, en el fondo incrédulo de que nunca vaya a presentarse.

 

Foto: Corazón Azul, escultura de bienvenida de la ciudad de Delft (Holanda)

Texto: Párrafo de Los Enamoramientos de Javier Marías.

Fátima Margu nace en la antigua Emérita Augusta (Mérida, Extremadura) un caluroso verano de 1981. Ha trabajado como profesora de Universidad, periodista e investigadora. Aficionada a Internet y eterna alumna con una única vocación: cuestionarse qué está pasando para procurar llegar a la Verdad de las cosas. Alma viajera, siempre con la intención de hacer extraordinario aquello que para muchos pasaría desapercibido porque no se pararon a observar la belleza o el trasfondo que una instantánea puede condensar.