El chat

5
305

Me atrapó en un chat una noche en la que tenía fiebre. Sus palabras hicieron que ésta se disparara y ni el termómetro servía para medir los grados de mi cuerpo. Con tanta palabra el verbo se nos hizo carne y aquí me tienen: en tan solo unos días me he vuelto drogodependiente de su verborrea caliente provocadora. Y de su polla, un ejemplar digno de mencionarse en este foro de debate. ¿Alguien conoce algún tratamiento para esto?

Vengo de París, como casi todos los niños, y me he pasado la vida entre Francia y España (aunque me defino extremeña). Empecé escribiendo de economía en Capital pero tras ocho años en los mercados bursátiles, y demostrando ser de perfil arriesgado, me hice freelance. He colaborado con los principales medios de este país y escrito varios libros de sexo, el último, "Hola, sexo: anatomía de las citas online (Arcopress)". Este blog es a consumir sin moderación pero ¡tampoco te lo creas todo!

5 COMENTARIOS

  1. Buenas noches Lucia, después

    Buenas noches Lucia, después de muchas noches leyéndote y pensarlo fríamente me he decidido  a contestar uno de tus post, dada la coincidencia de la situación.

    Resulta que a mí me ha ocurrido algo parecido a lo que contabas aquí, pero esta vez no era una red social sino que fue por medio del vertiginoso y muy a la moda whatsapp o más conocido por wassap.

    Resulta que el otro día un amigo me presento una chica con la cual no tuve demasiada comunicación en nuestro primer y multitudinario encuentro, pero al día siguiente mi amigo me dijo “si tienes huevos llámala” y me soltó su teléfono, ya sabes cómo somos los tíos cuando nos dicen eso de “si tienes huevos” entramos al trapo como miuras. Pues no la llame pero la añadí a mi agenda y claro el wassap que es un chivato me comunico enseguida que ella también tenía tan preciado programa. Claro, cualquiera se resistía a mandarle un mensajito, y tatan contestación al canto, la conversación o el mensajeo mejor dicho empezó como una broma que si tu esto que si yo lo otro y la cosa se fue calentando, que si no me hiciste caso, que si me fije en ti y no te dije nada, hasta que pummmmm me metí en el charco con los dos pies y sin botas de agua, “que bonito escote tienes”. La verdad que la chica tiene un escote que los forman ese par de tetas impresionantes, la cosa se empezó a encender tanto que incluso la propuse que salía corriendo a su casa y que la recorría con mi lengua desde sus labios hasta el dedito del pie. Pero claro es la primera noche llegar y besar el santo es como que te toque los euromillones. La cosa no se quedó ahí, sino que quedamos (uno al final es un caballero) y la invite a un cine, “coño y te voy a buscar a casa” (que escusa más buena para luego dejarla e intimar un poco más).

    Uy me estoy enrollando demasiado ¿no sé si esto puede resultar de tu interés? Voy a ser prudente y voy a parar aquí  que lo mismo me estoy excediendo.

  2. no se que pasa pero no puedo

    no se que pasa pero no puedo poner comentarios

  3. Buenas noches Lucia, después

    Buenas noches Lucia, después de muchas noches leyéndote y pensarlo fríamente me he decidido  a contestar uno de tus post, dada la coincidencia de la situación.

    Resulta que a mí me ha ocurrido algo parecido a lo que contabas aquí, pero esta vez no era una red social sino que fue por medio del vertiginoso y muy a la moda whatsapp o más conocido por wassap.

    Resulta que el otro día un amigo me presento una chica con la cual no tuve demasiada comunicación en nuestro primer y multitudinario encuentro, pero al día siguiente mi amigo me dijo “si tienes huevos llámala” y me soltó su teléfono, ya sabes cómo somos los tíos cuando nos dicen eso de “si tienes huevos” entramos al trapo como miuras. Pues no la llame pero la añadí a mi agenda y claro el wassap que es un chivato me comunico enseguida que ella también tenía tan preciado programa. Claro, cualquiera se resistía a mandarle un mensajito, y tatan contestación al canto, la conversación o el mensajeo mejor dicho empezó como una broma que si tu esto que si yo lo otro y la cosa se fue calentando, que si no me hiciste caso, que si me fije en ti y no te dije nada, hasta que pummmmm me metí en el charco con los dos pies y sin botas de agua, “que bonito escote tienes”. La verdad que la chica tiene un escote que los forman ese par de tetas impresionantes, la cosa se empezó a encender tanto que incluso la propuse que salía corriendo a su casa y que la recorría con mi lengua desde sus labios hasta el dedito del pie. Pero claro es la primera noche llegar y besar el santo es como que te toque los euromillones. La cosa no se quedó ahí, sino que quedamos (uno al final es un caballero) y la invite a un cine, “coño y te voy a buscar a casa” (que escusa más buena para luego dejarla e intimar un poco más).

    Uy me estoy enrollando demasiado ¿no sé si esto puede resultar de tu interés? Voy a ser prudente y voy a parar aquí  que lo mismo me estoy excediendo.

    • me interesa, ¿no puedes

      me interesa, ¿no puedes contar cómo acabó tu aventura?

Comments are closed.