El hijo del editor de arte

0
204

Para los que aman el mundo del arte, Skira despierta de inmediato un olor inconfundible, una forma de editar libros que se ha convertido en señera. Las imágenes de las obras en láminas a cuatricomía adheridas a las páginas por unas gotas de pegamento forman parte de tardes y noches de placer contemplativo. Pierre Skira (París, 1938) es un pintor de bodegones, hijo del editor Pierre Skira. Según Jean Clair, fue “el primer editor que supo dar difusión popular al extraordinario repertorio iconográfico de los museos europeos. Las primeras emociones, las primeras maravillas (de los estudiosos de mi generación) era cuando podíamos comprar un libro de Skira». El hijo tiene vida propia, no ha sido devorado del todo por la marca aparentemente indeleble del padre, como se puede comprobar en esta exposición en la galería barcelonesa Artur Ramon Art, con bodegones en los huye de la imaginería con la que los pintores barrocos pretendían atesorar el mundo: en sus bodegones, al pastel, no hay ni frutas, ni animales, ni flores. No hay forma de ubicarlos temporalmente, ni son un recordatorio de la fugacidad de la existencia. Acaso una traducción sutil de las pretensiones de su padre en otro ámbito de la devoción y del deseo. Es decir, del arte.

Cuándo: Hasta el 19 de febrero

Dónde: www.arturamon.com