Las fotos secretas de Hiroshima

0
250

«Hiroshima», de John Hersey, que ocupó todo un número de la revista «The New Yorker» y apareció finalmente en libro, es uno de los mejores reportajes jamás escritos, la reconstrucción minuciosa de la peripecia de seis supervivientes del ataque de Estados Unidos. «Hiroshima: Zona Cero 1945», la exposición que acoge en Nueva York el Centro Internacional de la Fotografía (ICP), muestra sesenta imágenes tomadas por un equipo de siete fotógrafos. Formaban parte de la Survey Physical Damage División, una misión en la que se incluían ingenieros y arquitectos, enviada por el presidente Truman dos meses después de que hubiera ordenado el lanzamiento de la bomba atómica para verificar sobre el terreno los estragos causados en la ciudad. Tras la decisión de recurrir por primer vez al arma atómicar, que provocó la muerte casi instantánea de 140.000 personas y la destrucción del 70% de las estructuras de Hiroshima, Washington decretó una estricta censura fotográfica de los estragos causados: «No se tiene que imprimir nada que altere directa o indirectamente la tranquilidad del público”. Las fotos fueron desclasificadas en los años sesenta y durante años se conservaron en el sótano de uno de los ingenieros que elaboró el informe para el Gobierno de Estados Unidos, y que estuvieron a punto de desaparecer en un incendió que devoró la casa y acabó con su vida. Como recordaba esta semana Bárbara Celis en “El País”, “su hija las tiró a la basura, un joven las rescató, pero después perdió parte de ellas. Las encontró el dueño de un restaurante en la calle de Watertown (Massachussets) en 2000 y con la ayuda de un amigo localizó a su último dueño, organizó una exposición modesta e ignorada y finalmente, en 2006, se convirtieron en parte de la colección del ICP”, que ahora la exhibe, tras la reciente catástrofe de Fukushima. Una ocasión de volver a leer a Hersey, y de volar a Manhattan.

Cuándo: Hasta el 28 de agosto

Dónde: Centro Internacional de la Fotografía, Nueva York.