Las pinturas deshabitadas de Teresa Duclós

0
304

«La Laguna es una finca que tenemos entre Gibraleón y Cartaya, en San Bartolomé de la Torre, en la provincia de Huelva., La Laguna es una finca posesión de mi familia desde siempre, desde la época de mis bisabuelos. Vivo mucho allí. Estoy en la finca el mayor tiempo que puedo. Es una casa pequeña. La clásica casa de pueblo con sus techos de madera y su encalado”, le contó la pintora Teresa Duclós (Sevilla, 1934) a Santiago Belausteguigoitia de “El País”. Las blanquísimas paredes de la galería Rafael Ortiz son el mejor cobijo para estos paisajes deshabitados, que invitan a la introspección, a perderse, a pensar en la vida que perdemos por no saber dejar atrás la ciudad para volver a respirar y pisar la tierra, a volver a mirar al interior del bosque, es decir, dentro de nosotros. “Puede que inconscientemente repita los lugares en los que fui feliz. Vemos así que el tiempo llega a desaparecer en estos cuadros”, dice la pintora.

Cuándo: Hasta el 10 de junio

Dónde: Galería Rafael Ortíz, Sevilla.