Pasada por la piedra

4
240

Dos veces vi el alma, dos. Cuando murió el pobre viejo y cuando ella me dijo adiós.

 

Quizá no me creíste cuando te dije que pasamos una tarde perseguiendo tormentas de verano en un viejo Fiat, con un calor asfixiante, riéndonos de todos y de todo mientras recorríamos caminos que yo nunca me imaginé que pudieran existir. Aquellos labios carnosos y dientes tan blancos iluminaban una sonrisa ingenua que a mí me sacaban de quicio. Qué cuerpo tan rotundo, no se le podía poner ni una pega y estaba ahí, a mi lado, completamente entregada y dispuesta a complacerme en todo lo que yo pidiera. No fue una romanticada al uso ni un producto de mi imaginación. Fue muy real, aunque lo recuerdo ahora como si hubiera sido un sueño. Paramos el coche y corrimos hacia un prado intentado bebernos unos cuantos goteros bien gruesos que, por desgracia, se escapaban rápidamente en dirección a las laderas de Las Machotas. Un poco sí nos mojamos, lo suficiente para ver bien marcado el sujetador blanco bajo una fina camisa de flores. Eran turgentes, jóvenes, frescas y parecían decirme a gritos «cómeme, ¿no ves que son sólo para ti?».

4 COMENTARIOS

  1. A ver zar, ahora mismo se

    A ver zar, ahora mismo se restablece la página y te remedio algún desaguisado. En primer lugar enhorabuena por «dos veces ví el alma» a mí también me ha pasado, acompañado de tortícolis (y tontícolis). Comprendo tu emoción, pero:

    1) persiguiendo no perseguiendo, aunque el infinitivo sea perseguir

    2)que yo nunca me imaginé es un poco redundante, que yo nunca imaginé o que nunca me imaginé vale

    3)una sonrisa ingenua que a mí me sacaban de quicio; lo mismo que antes a mí me demasiado repetido, pero sobre todo fallo de concordancia, la sonrisa ingenua (singular) te sacaba de quicio, los dientes y los labios ya quedaron atrás, no son el sujeto.

    4)la última frase «eran turgentes…» supongo que serían las tetas pero acabas de decir «ver el sujetador» luego falta algo ¿no?

    Bueno, perdona por el repaso, como trabajas cerca de Torre Picasso te recuerdo al teleñeco de Anguita hace 15 años diciendo aquello de ¡anacoluto, anacoluto!

    Un abrazo y menos mal que se han solucionado los problemas cibernéticos

    • Al contrario, guárdalo como

      Al contrario, guárdalo como «work in progress» y te forras en un museo de esos de arte modelno interactivo. Por cierto, a ver si cambias lo de «en la flor de los 40» porque llevas un año y no pasan por tí las semanas. Un abrazo

      • Tengo 45 macho, igual que

        Tengo 45 macho, igual que cuando empecé este blog, que fue este mismo año, ¿por qué tengo que cumplir más años que los demás?

  2. Amigo mío, no voy a entrar en

    Amigo mío, no voy a entrar en esto hoy. Lo mejor, no lo leas porque es una prueba, yo escribo directamente sobre la página rápidamente y voy corrigiendo, cuando iba a hacerlo se jodió la página hasta hoy por la tarde así que no sé si tirar eso y volver a empezar. No te molestes en corregir cosas que ya se que hay que corregir. Claro que falta mucho, y lo que está escrito está mal escrito. En fin, como si no existiera, espero ponerme con ello el próximo viernes.

Comments are closed.