Sentido común y ciencia

0
110

Corren tiempos de globalización, es decir de universalización, intercambio y mestizaje –ya sea del conocimiento, de las razas o de los sonidos­-, pero paralelamente algunos catetos (que normalmente acaban como dirigentes políticos) se empeñan en buscar machaconamente los hechos o rasgos que nos hagan únicos como raza, como pueblo o como especie.

 

Imbuidos de ese espíritu alicorto, incluso algunos científicos se prestan a trabajar en esa misma dirección, se pierde una gran cantidad de energías y dinero investigando y dando la razón última a esas teorías de los superhombres, las que pretender demostrar lo importante de lo único (que sin duda sólo desde lo estético tiene sentido).

 

Hace poco, en muchas caras se esbozó una sonrisa cuando se hizo público un estudio que, basado en el mapa del genoma humano, afirma que la genética de los vascos, por ejemplo, es más parecida a la de los andaluces (y a los beduinos argelinos) que a sus vecinos vasco-franceses. Y que si buscamos un hecho diferencial entre los españoles lo encontraremos en los extremeños y no en los euskaldunes por más RH- que tengan.

 

Pero a fuer de ser sincero, esas ganas de sentirnos únicos, también es un espíritu que tenemos los científicos, sobre todo cuando terminamos nuestros estudios y soñamos con entrar en la puerta grande del Olimpo de la Ciencia demostrando algo que nadie que ha podido probar hasta la fecha, en lugar de conformarnos con ser una pequeña pieza dentro de ese complejo engranaje llamado ciencia y satisfacer nuestro ego con el hecho –ya de por sí importante- de poder participar en el proceso –eso ya nos convierte en privilegiados frente al común de la humanidad-.

           

Ese hecho diferencial nos lleva, como a los políticos, a olvidar el sentido común y a embarcarnos en investigaciones absurdas o dejarnos llevar por el ego. En una pequeña aldea de Galicia, hace ya algunas décadas, se descubrió que vivían más del 90% de personas que presentaban una determinada alteración cromosómica que los hacía especiales dentro de la raza humana.

           

Con el mapa genético sin secuenciar, los jóvenes investigadores se lanzaron a un trabajo de campo en la creencia de haber descubierto una piedra filosofal que podría explicar la decadencia de alguna raza o familia –como la de los austrias-. Con el celo de la bisoñez, los científicos elaboraron una sesuda teoría, en principio probada por los estudios realizados sobre el terreno a los jóvenes habitantes de la aldea. Algun remoto ancestro mutante y la posterior consanguinidad -obligada en tan pequeña aldea- explicarían el fenómeno.

           

Con esa satisfacción del deber cumplido y pensando en haber escrito una página con letras de oro en el gran libro de la Ciencia, presentaron su trabajo al jefe del departamento confiando en recibir las preces del triunfo. Tras la lectura del estudio, el senior frunció el ceño, se afiló la barbilla y pronunció esa frase tan temida –y común- a los gallegos: pero… -Habéis olvidado un pequeño detalle. ¿Habéis comprobado los genes del cura?

 

Se había pasado ese pequeño detalle en la investigación. Se hizo el último test y se comprobó que todos los portadores de la mutación eran hijos del sacerdote y que no existía ninguna peculiaridad en la aldea, más allá del ardor del tonsurado (que ya es singular, sin duda).

 

Para hacer ciencia, como para hacer política, o cualquier otra actividad, jamás hay que perder la perspectiva y perder eso que llaman sentido común. Con él se avanza más deprisa y se alcanzan más y mejores laureles.            

                                                                                            

Victoria López-Rodas

Eduardo Costas

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorVálvulas de escape
Artículo siguienteEl mediodía es nuestro
Colectivo Ciencia
Jesús Pintor Just es natural de Vigo. Nacido el 26 de diciembre de 1964, comenzó sus estudios de Biología en la Universidad de Vigo. Se trasladó a Madrid a finalizar dichos estudios licenciándose en el año 1989. Un año antes ya se había unido al grupo que la profesora M. Teresa Miras Portugal había consolidado en el Departamento de Bioquímica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, donde se doctoró en 1993. Durante los años 1994 y 1995, realizó su estancia posdoctoral con el profesor Geoffrey Burnstock en Londres, Reino Unido, para posteriormente reintegrarse a sus tareas docentes en Madrid. En la actualidad compagina sus tareas docentes e investigadoras con la figura de Subdirector de Investigación y Nuevas Tecnologías en la Escuela Universitaria de Óptica, dirigiendo a un grupo de 12 investigadores. En el plano científico ha publicado más de 100 artículos en revistas internacionales. Inventor de 12 patentes para el tratamiento de diversas patologías oculares y condrodisplasias, ha sido galardonado como mejor joven neuroquímico europeo (1994) y recientemente como mejor emprendedor de la Comunidad de Madrid por sus ideas para el desarrollo y explotación de las patentes de las patologías oculares y por la mejor idea para la creación de una empresa de base tecnológica. 
 Eduardo Costas. Es doctor en Biología, catedrático de universidad y doctor vinculado al CSIC. Iconoclasta por definición, ha trabajado en diferentes instituciones y desarrollado su investigación en diversos campos, básicamente en genética evolutiva y ecología de microalgas. Ha elaborado desarrollos aplicados (patentes, transferencia de tecnología). Siempre ha estado interesado en la divulgación científica. 
 Victoria López-Rodas. Coordinadora de ciencia. Es doctora en Veterinaria, profesora titular de universidad y doctora vinculada al CSIC. Trabaja en mecanismos genéticos de la adaptación de microorganismos fotosintéticos tanto a ambientes naturales extremos como a los efectos del cambio global antropogénico. Además es una de las mejores expertas en fitoplancton tóxico y sus efectos en aguas de abastecimiento, acuicultura y fauna salvaje.