Tiana y el sapo

0
303

La nueva y evocadoramente clásica película de Disney, Tiana y el sapo, ha despertado una preocupante visión romántica de los batracios y de los reptiles en general.

 

Estos animales, en peligro de extinción, en gran parte por actividades humanas http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B8JJ6-4W1JYBM-1&_user=1995824&_coverDate=12%2F31%2F2009&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=search&_sort=d&_docanchor=&view=c&_searchStrId=1234463814&_rerunOrigin=google&_acct=C000052167&_version=1&_urlVersion=0&_userid=1995824&md5=5e4376e1a49be186b43b2fb4bd8bec5a, no son animales de compañía y no deben ser tocados (o eventualmente besados). Su piel es a menudo irritante y en ocasiones francamente tóxica. Manteniéndolos en cautividad se aumenta su riesgo de extinción.

 

Otros reptiles, como las tortugas y galápagos, se venden habitualmente como mascotas infantiles. Pues bien, ni los CDC (Centers for Disease Control) de los EEUU ni su equivalente europeo las recomiendan para niños pequeños. Porque sus heces están a menudo cargadas de peligrosas salmonellas, con las que los niños podrían contaminar sus manos e infectarse. http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=18902

 

Por último, si su afán de búsqueda de la mascota perfecta le lleva a pensar en una pitón o cualquier otra serpiente, me gustaría que supiera algo que sucedió en 2001.

 

Un centro transfusional recibió el aviso de que dos pacientes habían sufrido una grave enfermedad (uno de ellos murió), por una salmonella, justo después de recibir una transfusión sanguínea. Las dos unidades de plaquetas procedían del mismo donante. Éste era un hombre joven, sano….que tenía una boa constrictor como mascota. En la cloaca del animal se detectó la misma bacteria. (N Engl J Med, Vol. 347, No. 14. October 3, 2002.)

 

Lo dicho, donde esté un lindo gatito…