Todo sucederá un San Valentine’s Day

0
238

 

¡14 de febrero, corazones! Así comenzará Anne Igartiburu su programa Corazón de… El programa dedicado al cotilleo de la beautiful people, sí el de la Esteban y el de la duquesa enamorada, perdón, repito el de la beautiful people, el de la pareja que lleva estando de moda años, la Brangelina. Escaparate de corazones de todos los estilos: corazones rotos, enteros, cosidos de nuevo, con parches y renacidos de nuevo. Es la exhibición del chisme, del cotilleo del barrio, el telonero de entretenimiento que sirve de aperitivo para abrir las noticias del mediodía. La «Prensa Rosa«, de la que tanto disfrutamos, que nos da a conocer las infidelidades, rupturas y los posibles agravios entre las celebrities. «La prensa del corazón» que tan bien alimenta a periodistas de todo el mundo, especialmente a los paparazzi, a la caza de una buena instantánea, que dispara como un rifle en la distancia.

 

En el San Valentine’s Day se hará una especial alusión a los regalitos y a las sorpresas que se tienen preparadas las parejitas, unas veces tortolitos y otras codornices, han dejado de poner huevos, pero se dan compañía. Esta efeméride también será recordada en los telediarios, en las estaciones de radio y en los anuncios del Corte Inglés de la prensa escrita. Hoy los escaparates se adornan de rojo, se ensalza el Amor, pero el Amor entre dos, en exclusiva, entre los que se han prometido amor eterno, no el Amor en su más amplia extensión, como el de la Amistad, el de la Familia, el de la ayuda desinteresada a un stranger, el de un mendigo a su mascota, que termina convirtiéndose en su mejor amigo, el amor a los sueños imposibles, a los amores no correspondidos, a las aficiones que nos mueven cada día.

 

Tampoco se hace alusión a Cupido, el dios romano que lanzaba flechas, ni se recuerda a Eros, el griego que se escapa del euro, pero se les tiene presente con otro nombre, San Valentín. ¿Y quién era San Valentín? Probablemente, muy pocos recordarán su historia. San Valentín, sacerdote cristiano, de origen romano que apuntan algunos que casaba a las parejas a escondidas. Pero la gran incógnita aún sigue latiendo, what is love? ¿Qué es Amor? Decía el humorista Pedro Ruíz que el amor era un no se qué que qué se yo. ¿Y dónde está el Amor? Where is my love? Maybe Love is in the air…

 

Madre Teresa de Calcuta lo tenía muy claro. A la pregunta y cuál es la más bella de todas las cosas, respondió que el Amor. ¿Y la más difícil? La fe. ¿Y de qué nos examinarán al atardecer de la vida? San Juan de la Cruz señaló también al Amor. Son muchos los que coinciden, «to love and to be loved». Tal vez sea hoy el día más apropiado para sacar del baúl de los recuerdos uno de los poemas de los grandes románticos de la literatura española, «Amor eterno» de Gustavo Adolfo Bécquer:

 

«Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor».

Fátima Margu nace en la antigua Emérita Augusta (Mérida, Extremadura) un caluroso verano de 1981. Ha trabajado como profesora de Universidad, periodista e investigadora. Aficionada a Internet y eterna alumna con una única vocación: cuestionarse qué está pasando para procurar llegar a la Verdad de las cosas. Alma viajera, siempre con la intención de hacer extraordinario aquello que para muchos pasaría desapercibido porque no se pararon a observar la belleza o el trasfondo que una instantánea puede condensar.