lunes, mayo 16, 2022

Stefan Zweig: los últimos años. I. Los dos adioses: a Sigmund Freud y a la vida

“No habría deseado reconstruir de nuevo mi vida en ningún otro lugar, después de que el mundo de mi propio idioma se derrumbó y mi hogar espiritual, Europa, se autodestruyó. Pero tras cumplir los sesenta hacen falta muchas fuerzas para comenzar totalmente de nuevo una vez más. Y las mías están agotadas por tantos años de errar sin patria”

Pescueza, esta tierra es para viejos. Soledades en la frontera lusoespañola

“Lo que aquí conserva un carácter eterno son los árboles, los cerros y el trabajo en el campo y en las eras, que a fuerza de ser transmitido adquirió una belleza extraordinaria, arraigada hasta el tuétano en los vivos y los muertos” (Raúl Brandão). Tío Ángel, el poeta de Pescueza, se fue a las pocas semanas de entrevistarlo

Simone Weil y los desastres de la guerra

Si la Ilíada es la “única verdadera epopeya que posee Occidente” es porque la mirada del poeta, en lugar de dejarse obnubilar por el prestigio de la fuerza en aras de la grandeza, es capaz de prestar atención a la verdad de la guerra y mostrar en su desnudez, con piedad y amargura, la miseria humana sometida al dominio implacable de la fuerza

¿Malos tiempos para la anglofilia?

En los momentos de declive, como ya se mostró en la antigua Grecia y Roma, las grandes naciones son especialmente productivas en las artes y la literatura. Los ingleses han hecho todo lo posible para que su plácida y agradable decadencia no se notara en exceso, porque tienen “la habilidad de convertir las derrotas en victorias”

‘Tierra fresca de su tumba’, de Giovanna Rivero. Una ‘pietà’ en el centro de la vida

‘Tierra fresca de su tumba’, un libro que nos recuerda que el relato es un género cercano a la poesía y que la poesía es, en realidad, una posición vital, un género experiencial. Los personajes están hilvanados por un lirismo feroz y delicado, y desvelan sus heridas en una prosa de alto vuelo

índice

bitácoras recientes

enciclopedias por entregas

la nube habitada

‘El cine libertario’ es una mirada a un cine revolucionario: revolucionario tanto en lo que refleja como en la forma de hacerse. Un cine que se anticipa a los tiempos. Un cine, el anarquista español, producido en España durante la Guerra Civil Española (1936-1939), que nos deja un legado de una época donde las libertades que no había en las calles sí buscaban ser la base del arte. Escrito y dirigido por Verónica Vigil y José María Almela, recoge las voces de expertos del cine como Alfonso del Amo o Román Gubern. Un profundo análisis que se entremezcla con las imágenes de aquellas películas que tanto marcaron a una época. Películas que no solo buscaban entretener, sino que dejaron un contundente compromiso ético, un cine que se unía a la revolución, que fue revolución.  

libros y ebooks de fronterad

cursos y talleres

síguenos en

Recibe todas las novedades de fronterad en tu correo.

antología de fronterad

Cincuenta años tras la catástrofe, Europa se entiende más que nunca como un proyecto común; sin embargo, aún está muy lejos de haber llevado a cabo un análisis complejo de los “años fundacionales” después de la Segunda Guerra Mundial. El recuerdo de esa época es incompleto y provinciano, si es que no ha caído totalmente en el olvido o en la nostalgia. Y esto no solo tiene que ver con el hecho de que por aquel entonces cada uno estaba pendiente de su propia supervivencia y apenas se ocupaba de lo que estaba sucediendo a su alrededor; también está relacionado con el hecho de que no nos gusta hablar de los muertos que tenemos en los armarios. Fragmento del prólogo al repertorio de crónicas recopilado por Enzensberger que publica Capitán Swing Libros.

Cuando abril es el mes más cruel, y el amor a la tierra de la infancia se concentra en una piedra 

Vitalie sabe qué significa el amor por su lugar de nacimiento. Antes de salir de su casa cogió del patio una piedra, del tamaño del cauce de su mano y, durante ese largo viaje, no la soltó ni un segundo. Con el mismo gran amor que Shevchenko tenía por su tierra, el niño ucraniano da una gran lección de amor por el lugar más especial, la casa de la infancia, con la esperanza de que aquella piedra marrón le permita estar en contacto con ella, donde quiere volver algún día

remembranzas

cursos