Cómo era la anterior era teatral para Juan Vinuesa

0
152

Porque está claro que hemos pasado una era teatral, en la que crecimos, nos formamos, aprendimos… Lo que venga a partir de ahora (¿julio? ¿septiembre?… ) va a pertenecer a una nueva era teatral, en la que tendremos presente lo que acabamos de vivir, en la que tendremos presente nuestra vulnerabilidad como sector, y esperemos haber aprendido de este cambio de era… Para recordar cómo fue la era teatral que acabamos de dejar, proponemos una serie de entrevistas breves, siempre desde el cariño y los buenos recuerdos…

¿Puedes contarnos una anécdota que recuerdes con cariño de la anterior era teatral?

Justo el día antes de la penúltima función de La geometría del trigo, en el Teatro Valle-Inclán, Consuelo Trujillo se cayó con su patinete y se partió el brazo por varias partes. Nos llamaron por la mañana para avisarnos. Recuerdo llegar al teatro y el silencio, con el estupendo equipo de maquillaje y peluquería cuidando a Consuelo. Aquello parecía el ambiente de una secta. “Tenían que operarla, pero ella ha decidido salir del hospital para hacer la función”, me explican, para añadir “está muy medicada, cuidadla”. Conejero había trabajado el texto durante dos años y, siempre en busca de la acción, nos había dado varias versiones. Todo iba fenomenal hasta que, en la escena que tengo con Consuelo, el ibuprofeno, el naproxeno y el diazepam hicieron su aparición y la Trujillo, en una sola intervención, mezcló todas las versiones posibles. Una semana en Vilches, un año de residencia artística en la Cuarta Pared y un mes y medio de ensayo en el CDN… todo junto en una frase. Una especie de superpoder lo que usó Consuelo. Mi personaje debía contestarle “no sé de qué me está hablando” y todo fue tan real que me recordó al “si mágico” de Stanislavski. Me niego a romantizar un problema de este tipo con asuntos como “la función salió mejor que nunca”, pero es cierto que, por lo unidos que estuvimos esos dos días, y por el coraje de Consuelo, la recordaremos siempre.

¿Qué es lo que más te ha gustado en lo que llevábamos de temporada en la anterior era teatral?
Lo nunca visto, de La Estampida Teatro, con unas espectaculares Alicia Rodríguez, Belén Ponce de León y Ana Turpin. Admiro el imaginario de José Troncoso, su poética, sus obsesiones y sus preguntas y en esta obra, más que escribir, parece que sueña sobre el fracaso. Como diría Antonio Rojano, esto es “teatro que no puede ser otra cosa salvo teatro, que no tiene más remedio”. Salí de la sala sintiéndome orgulloso de ser amigo de los citados y del resto de la compañía: Kike Gómez, José Bustos, Leticia López…

¿Qué es lo último que viste en la anterior era teatral y qué rescatas de ello?
Atentado, de Félix Estaire y Xus de la Cruz. María Morales, Eva Rufo y Ángel Ruiz son tres intérpretes que siempre es un acontecimiento ir a ver. Además, los tres tienen algo genuino, diferente, y esta unión me resultó muy interesante. Junto a ellos, la “instalación” del maestro Alessio Meloni y el riesgo que siempre toman Estaire y De la Cruz, dos profesionales con una libertad ejemplar en el qué y el cómo.

Y ahora, si nos puedes mandar una foto de un recuerdo, un objeto, algo que tengas de la anterior era teatral y que defina tu relación con esa era…

Juan Vinuesa

La foto es una captura del documental sobre Club Caníbal que ha rodado Polo Menárguez, y pertenece al 6 de diciembre, día en que pusimos la trilogía Crónicas ibéricas en el Teatro del Barrio. Con el tiempo intento huir de las grandes palabras o etiquetas, pero tengo claro que ese fue y será uno de los días más especiales de mi trayectoria. Una compañía que es familia, tres espectáculos en los que creo, y un patio de butacas con profesionales admirados, buenos amigos, su cariño y sorpresa (el actor Aitor Martín se vino de EEUU a España sin decirnos nada) y un numeroso grupo de alumnos a los que adoro y que vinieron con toda su generosidad.

(Juan Vinuesa, actor y periodista)

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorEl mundo como voluntad (y tik tok)
Artículo siguienteLa nueva anormalidad
El Gallinero
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí