Puras cosas bellas

0
238

La primera vez que pisé el sur de Chile viajaba con un valenciano y un gallego al que obligábamos, tiernamente, a cantar la Rianxeira. Hechizaba así a quien nos recogiese haciendo dedo antes siquiera de haber parado el auto, dirección Bariloche. 

 

Porvenir - Tierra de Fuego - Chile

 

La primera vez que pisé el sur de Chile viajaba con un valenciano y un gallego al que obligábamos, tiernamente, a cantar la Rianxeira. Hechizaba así a quien nos recogiese haciendo dedo antes siquiera de haber parado el auto, dirección Bariloche. 

 

Ahora, que vuelvo por otras razones, viajo sola. También canto, también leo. Y conseguí calmar los malos augurios de esta lluvia inevitable con las palabras de una exquisita vecina que tuve, que siempre decía que lo que sucede alrededor son puras cosas bellas.

 

Mientras, en la película del bus: a veces, primero hay que hacer un acto de fe. La confianza viene después.