The Beatles: Can’t buy me love (single)

0
682

[Este artículo forma parte de la obra The Beatles: It’s all too much – Una enciclopedia por entregas: disco a disco, tema a tema. Puedes acceder a la introducción, que contiene además el índice completo, pinchando aquí.]

Single. Parlophone R 5114 (mono)
20 de marzo de 1964

Anticipándose al álbum que contendría la banda sonora de la futura película de The Beatles, e incluyendo como corte estrella una de las canciones del filme que el grupo estaba rodando, el single Can’t buy me love fue el primer disco con material original que la banda publicó en 1964. A estas alturas los de Liverpool ya eran número 1 indiscutido en prácticamente todo el mundo… o, al menos, en la parte del mundo que publicaba sus discos.

Los Fab Four tenían por costumbre sorprender con cada nuevo lanzamiento, evitando repetir esquemas ya utilizados y proponiendo sonidos y arreglos novedosos. Esta vez hicieron una pequeña excepción: es verdad que presentaron instrumentos hasta entonces inéditos (un cencerro en la cara B y, sobre todo, una guitarra de doce cuerdas que George se trajo de los Estados Unidos y que utilizó en ambas vueltas del sencillo), pero las dos composiciones del disco utilizaban el patrón de blues de doce compases que el rock ’n’ roll de mediados de los ’50 había heredado como plantilla de trabajo. En todo caso, no había motivos para preocuparse: bastaba con que las canciones fueran buenas y comerciales. Por suerte, tal era el caso. El single se aupó hasta la cumbre de las listas británicas, de las estadounidenses… y de las de medio mundo.


Cara A:
CAN’T BUY ME LOVE (Lennon-McCartney)

Cara B:
YOU CAN’T DO THAT (Lennon-McCartney)


Publicación internacional original: EE.UU., Capitol 5150, 16 de marzo de 1964

Reediciones:

  1. 6 de marzo de 1976. Parlophone R 5114 (mono). Incluido en The singles collection 1962-1970 (22 singles, EMI, sin referencia)
  2. 8 de marzo de 1976. Parlophone R 5114 (mono)
  3. Otoño de 1977. Parlophone R 5114 (mono). Incluido en The Beatles collection (24 singles, World Records, sin referencia)
  4. Octubre de 1978. Parlophone R 5114 (mono). Incluido en The Beatles collection (25 singles, World Records, sin referencia)
  5. 6 de diciembre de 1982. Parlophone R 5114 (mono). Incluido en The Beatles singles collection (26 singles, Parlophone BSCP 1)
  6. 19 de marzo de 1984. Parlophone 5114 (mono)
  7. 19 de marzo de 1984. Parlophone 5114 (mono). Picture disc single
  8. 23 de enero de 1989. Parlophone 2 03111 3/CD3R 5114 (mono). 3” CD single
  9. 6 de noviembre de 1989. Parlophone 2 03111 3/CD3R 5114 (mono). 3” CD single. Incluido en The Beatles CD singles collection (22 3” CD singles, Parlophone CDBSC 1)
  10. 12 de agosto de 1991. Parlophone TCR 5114 (mono). Cassette single
  11. 12 de agosto de 1991. Parlophone TCR 5114 (mono). Cassette single. Incluido en The Beatles singles collection on cassette (22 cassette singles, Parlophone TCBSCX 1)
  12. 2 de noviembre de 1992. Parlophone 2 03111 2/CDR 5114 (mono). CD single. Incluido en The Beatles CD singles collection (22 CD singles, Parlophone CDBSCP 1)
  13. 22 de noviembre de 2019. Apple 0602547261441 (mono). Incluido en The singles collection (23 singles, Apple 0602547261717)
Reediciones 1-4

Grabación

Las canciones del single Can’t buy me love fueron registradas en dos sesiones diferentes. En la primera de aquellas jornadas de trabajo, la del 29 de enero de 1964, The Beatles se centraron en la grabación de la pista básica de la cara A del disco, que era una pieza escrita por Paul. Ese mismo día se registraron también nuevas versiones en alemán de I want to hold your hand y She loves you, tituladas respectivamente Komm, gib mir deine Hand y Sie liebt dich. Jacques Esmenjaud, el ingeniero adjunto que trabajó con la banda aquel día por primera y única vez en su vida, debió disfrutar de lo lindo escuchando a The Beatles interpretar en una misma sesión de estudio sus dos éxitos más recientes y su próximo número 1.

Si el nombre de Jacques Esmenjaud suena francés es por un buen motivo: efectivamente, lo era. The Beatles se habían instalado temporalmente en París para participar en una serie de conciertos celebrados en el mítico teatro Olympia, en los que actuaron junto al estadounidense Trini Lopez y la francesa Sylvie Vartan. Hacía meses que el sello germano de EMI, Odeon, estaba apremiando al grupo para que grabara versiones alemanas de sus propias canciones. Los muchachos no iban a tener más que un día de reposo entre su vuelta al Reino Unido desde París y su viaje promocional a los Estados Unidos, así que tuvieron que buscar un hueco a finales de mes para encerrarse en el estudio local de su discográfica, situado en las afueras de la capital francesa. George Martin y Norman Smith volaron desde Londres para encargarse de la grabación. Aunque los cuatro jóvenes se mostraron inicialmente reacios a acudir a la sesión —hasta el punto que el productor tuvo que ir a buscarles al hotel para que cumplieran con su obligación profesional—, una vez pusieron manos a la obra aprovecharon muy bien el tiempo; tanto que les sobraron unos minutos y decidieron registrar, además, la que habría de ser la cara A de su próximo single. Aquel día dejaron preparada la pista básica de la pieza.

Una escapadita

Los cuatro miembros de The Beatles no eran muy dados a madrugar, pero dos de ellos tenían motivos adicionales para no querer levantarse temprano aquel 29 de enero de 1964: John y George habían viajado a Londres el día anterior y habían vuelto ese mismo día… pero no muy temprano, al parecer, porque George había cenado con las cantantes del grupo The Ronettes, de visita en el Reino Unido, y con su productor, Phil Spector.

Qué va a ser de ti lejos de casa…

Exceptuando el trabajo realizado en Hamburgo como grupo de apoyo de Tony Sheridan, The Beatles solo celebraron una sesión de grabación conjunta fuera de Londres, la del 29 de enero de 1964 en Boulogne-Billancourt, cerca de París. La sección instrumental de The inner light, en la que no participó ninguno de los miembros del grupo —aunque George supervisó la grabación in situ—, se registró el 12 de enero de 1968 en Mumbai, la capital financiera de la India. La maqueta de Free as a bird que sirvió de base para la versión definitiva grabada por The Beatles fue registrada en cinta el 13 de agosto de 1977 en Tokio y la de Real love se grabó en 1979 en Nueva York. Estas dos últimas piezas fueron completadas por Harrison, McCartney y Starr en The Mill Studio, el estudio privado de Paul ubicado en East Sussex, en el sudeste de Inglaterra, en 1994 y 1995 respectivamente.

La France est-elle différente

Durante su estancia en París The Beatles supieron que I want to hold your hand había llegado al número 1 en los Estados Unidos, lo que probablemente les sirvió de consuelo ante a la fría acogida que les estaba dispensando el público francés, el único que mostró una inicial reticencia a su música. Los de Liverpool sobrellevaban la gelidez gala como podían porque, como dijo Paul, para ellos era “muy importante tener éxito en cualquier parte”. La prensa estadounidense empezó a llegar a París en oleadas para entrevistar al grupo que muy pronto iba a revolucionar su nación. Si los franceses se habían mostrado algo distantes, los estadounidenses recibieron a la banda con los brazos abiertos: el 9 de febrero de 1964, durante su primera aparición en The Ed Sullivan show, 73 millones de personas sintonizaron la CBS para ver y oír su interpretación. Era la audiencia televisiva más abultada de la Historia hasta la fecha. Por si fuera poco, mientras los músicos estuvieron en antena los índices de criminalidad descendieron espectacularmente en todo el territorio, ¡hasta tal punto que no se contabilizó un solo delito de importancia cometido por adolescentes!

La siguiente sesión, celebrada el 25 de febrero en los estudios de Abbey Road, sirvió para rematar el registro de Can’t buy me love y para grabar de principio a fin la cara B del disco, una composición de John titulada You can’t do that. También se atacaron por primera vez otras dos canciones de la banda sonora de A hard day’s night, I should have known better y And I love her, aunque ambas fueron rehechas de arriba abajo en días posteriores.

Según parece, You can’t do that fue considerada en algún momento como posible cara A del single, aunque el tema de John tuvo que conformarse finalmente con figurar en la vuelta del disco: el mismo Lennon reconoció que Can’t buy me love, de Paul, era superior a su propia composición. El público no era consciente de la naciente competición entre ambos autores porque todas las canciones iban firmadas, y así seguiría siendo, por Lennon y McCartney, pero el hecho es que a comienzos de 1964 se inició una pugna interna: John y Paul habían empezado a componer por separado e inevitablemente competían para aupar sus propios temas a las caras A de los sencillos.

«Creo que la cara B es buena, es más interesante desde nuestro punto de vista musicalmente, para ser honestos. Pero el impacto de Can’t buy me love es más instantáneo que el de You can’t do that. Es la cara más comercial. Pero bueno, yo pensaba que This boy debería haber sido la cara A. (…) Crearon Can’t buy me love en París y la otra cara cuando estábamos en Miami Beach. Ringo y yo no participamos en ninguna de las dos excepto en la sesión de grabación, donde siempre intentamos echar una mano. Sugerimos cositas aquí y allá» (George Harrison, 1964).

Lennon y McCartney seguían considerándose colaboradores, continuaban demandando la ayuda del otro si se quedaban atascados en algún punto de la composición y casi siempre sometían las creaciones individuales a la consideración final de su socio, pero habrían podido rubricar por separado prácticamente todas las nuevas canciones sin ningún rubor. Nunca lo hicieron: el proceso de distanciamiento fue gradual y sufrió algunos retrocesos ocasionales. Además, ambos habían alcanzado en la adolescencia un pacto no escrito por el que se habían comprometido a firmar siempre como equipo de trabajo.

A inicios de 1964 el característico “sonido beatle” era ya una realidad con indiscutible entidad propia. Una vez que hubieron condensado todas sus influencias musicales, The Beatles empezaron a empujar el arte sonoro hacia nuevas y desconocidas fronteras, convirtiéndose en el camino en el nuevo referente del pop. Algunos de los músicos a los que los de Liverpool habían admirado en su adolescencia, incluyendo Chuck Berry y Carl Perkins, se convirtieron en sinceros fans del grupo y otros, al menos, aprendieron a respetarlos. Así, poco después de su llegada a los Estados Unidos los Fab Four recibieron un telegrama firmado por “Elvis & the Colonel” (el autodenominado Col. Tom Parker, el manager del Rey) que fue leído en la primera aparición de la banda en The Ed Sullivan show, el programa que había dado a conocer a Presley años atrás ante una audiencia masiva. Ray Charles, al que los ingleses versionaban en directo en los días anteriores a la fama, acabaría incorporando varias canciones del grupo a su repertorio, como también haría el mismísimo Elvis Presley. Phil Spector, su admirado compositor estadounidense, les perseguía para producirlos. Y suma y sigue.

The Beatles ya habían superado su etapa de aprendizaje y empezaban a definir las pautas que, imitadas por otros, influirían decisivamente en el futuro de la música popular. 1964 fue el año en el que los de Liverpool destronaron al rock ’n’ roll con su Mersey beat, un estilo nuevo, desenfadado pero compacto y desbordante de calidad, demostrando que se podía innovar y que quedaba mucho camino por recorrer en un género “que corría el peligro de no evolucionar”, como ampulosamente había afirmado el crítico William Mann.

The Beatles crecían como compositores pero también abrían nuevos senderos como intérpretes, incorporando siempre sonidos originales en sus grabaciones. Todavía no habían llegado los días de los violines y las trompetas, pero The Beatles nunca habrían alcanzado tal estadio sin haber empezado a romper moldes desde el principio, cuestión para la que nunca mostraron el más mínimo reparo. En este apartado hay que reconocerle a Harrison su aportación fundamental: como compositor se mantuvo en la sombra durante años y fue el beatle más ignorado por el gran público hasta que introdujo elementos de espiritualidad hindú en el alma de la sociedad occidental, pero siempre buscó nuevas sonoridades y ensayó técnicas interpretativas inexploradas. Su aportación a principios de 1964 consistió en la incorporación del sonido de una guitarra eléctrica de doce cuerdas adquirida durante la visita del grupo a los Estados Unidos. En 1965 sería el sitar. En 1969, un incipiente modelo de sintetizador.

Reediciones 5-6

Ventas y éxito en listas

  • Reino Unido:
    • Primera entrada:
      • Debut: 28 de marzo de 1964
      • Puesto más alto: 1 (4 de abril de 1964, tres semanas)
      • Semanas en listas: 14
    • Segunda entrada:
      • Debut: 11 de julio de 1964
      • Puesto más alto: 47 (11 de julio de 1964, una semana; número 1: The House of the Rising Sun, The Animals)
      • Semanas en listas: 1
    • Tercera entrada:
      • Debut: 31 de marzo de 1984
      • Puesto más alto: 53 (31 de marzo de 1984, una semana; número 1: Hello, Lionel Richie)
      • Semanas en listas: 2
  • Estados Unidos:
    • Entrada única:
      • Debut: 28 de marzo de 1964
      • Puesto más alto: 1 (4 de abril de 1964, cinco semanas)
      • Semanas en listas: 10

The Beatles seguían contando con el favor del público: una vez se conoció la fecha de publicación de Can’t buy me love, se recibieron 2.100.000 pedidos anticipados del disco en los Estados Unidos, un récord que continúa imbatido, y más de un millón en el Reino Unido. A lo largo de la primera semana se despacharon dos millones de copias del disco en el país transoceánico y 1.226.000 ejemplares en casa. Can’t buy me love fue el primer single que mereció un disco de oro en los Estados Unidos el mismo día de su publicación (aunque el logro no fue acreditado por la Recording Industry of America hasta semanas más tarde, el 31 de marzo de 1964) tras vender un millón de copias en una sola jornada. Fue también el tercer sencillo del grupo que sobrepasó el millón de ejemplares distribuidos en el Reino Unido. El 17 de septiembre de 2017 la lista oficial británica acreditó 1.547.454 copias vendidas del single que, con las 30.400 de copias equivalentes por streaming, suman un total de 1.577.854. Es el cuarto sencillo con más ventas acumuladas en el Reino Unido durante la década de los ’60.

Can’t buy me love entró directamente en el número 1 de la lista de New Musical Express (cuatro semanas en la cumbre), en la de Melody Maker (tres semanas), en la de Disc (tres semanas), en la de Pop Weekly (cuatro semanas) y en la del programa radiofónico Pick of the pops (cuatro semanas). La revista Mersey Beat cambió de periodicidad en esta época, pasando de ser bisemanal a semanal a partir del 25 de marzo de 1964, y en esa fecha Can’t buy me love ocupaba el número 1, como lo había hecho dos semanas atrás, el 11 de marzo. Así pues, aunque no de manera oficial, puede considerarse con cierta seguridad que el sencillo de The Beatles ocupó la cumbre en esta lista durante tres semanas.

El sencillo se mantuvo 15 semanas en las listas británicas de Record Retailer, una de ellas después de haber desaparecido de las mismas y tras conseguir remontar de nuevo. Debutó el 28 de marzo, en el número 8, y ocupó el número 1 a partir del 4 de abril desplazando a Little children, de Billy J. Kramer with the Dakotas. Tras tres semanas de reinado, cedió el primer puesto de la lista al tema A world without love, una composición de Lennon/McCartney interpretada por el dúo Peter and Gordon.

Un manager exitoso

Billy J. Kramer había publicado el sencillo Little children en contra de la opinión de Brian Epstein, que pensaba que la canción estrella del disco carecía de gancho comercial. Por una vez el manager no estuvo atinado —Kramer tenía razón y este single se convirtió en su mayor éxito—, pero en general Epstein estaba demostrando tener auténtico ojo clínico: tres de los artistas a los que representaba y un dúo debutante que cantaba un tema inédito de Lennon y McCartney ocuparon consecutivamente el número 1 británico desde el 29 de febrero de 1964, sumando 10 semanas de reinado. Fueron Cilla Black (Anyone who had a heart, 3 semanas), Billy J. Kramer with the Dakotas (Little children, 2 semanas), The Beatles (Can’t buy me love, 3 semanas) y Peter and Gordon (A world without love, 2 semanas). Estos últimos también alcanzarían el número 1 en la lista estadounidense el 27 de junio siguiente con la composición de Lennon y McCartney.

Can’t buy me love alcanzó el puesto 53 en las listas británicas el 31 de marzo de 1984 gracias a la reedición conmemorativa de su vigésimo aniversario. Vendió aquel año entre 5.000 y 10.000 ejemplares.

Capitol tenía previsto lanzar el single el 30 de marzo, pero la avalancha de pedidos anticipados provocó un adelanto de dos semanas en la publicación del single que, como consecuencia, apareció en los Estados Unidos cuatro días antes que en el Reino Unido. El disco se vendía tanto y tan rápido que Capitol tuvo que recurrir de nuevo a factorías de disqueras rivales para satisfacer la demanda del mercado. Esta vez fueron Decca, RCA y Savoy las que se encargaron de la manufactura de las copias adicionales. En el Reino Unido fue la planta de Pye Records la que echó una mano a EMI.

El single del grupo entró en las listas estadounidenses el mismo día que se estrenaba en las británicas, el 28 de marzo, debutando en este caso en el puesto 27. La semana siguiente ya ocupaba el número 1, lo que supuso un nuevo récord para los de Liverpool: nadie había llegado a la cumbre del Hot 100 desde fuera del Top 20 antes que The Beatles, y nadie consiguió nada similar hasta el 5 de octubre de 2002, cuando A moment like this, de Kelly Clarkson, llegó al número 1 desde el puesto 52 que ocupaba la semana anterior. El 7 de febrero de 2009 la propia Clarkson batió su propio récord, aupando My life would suck without you del puesto 97 a la cumbre del Hot 100.

Can’t buy me love se mantuvo en el Hot 100 durante 10 semanas, 9 de ellas en el Top 30. El reinado de la canción estrella del single, que comenzó desbancando a She loves you, duró cinco semanas, tras las que cedió la cumbre a Louis Armstrong and the All Stars y su tema Hello, Dolly! Fue Can’t buy me love la que impidió que Twist and shout se hiciera también con el primer puesto.

La semana en la que Can’t buy me love debutó en el número 1, los cinco primeros puestos de la lista Hot 100 correspondían a canciones firmadas por The Beatles. En el número 2 aparecía Twist and shout, en el 3 She loves you, en el 4 I want to hold your hand y en el 5 Please please me. Una semana después, 14 de los 100 puestos de la lista estaban copados por piezas del grupo. Además, desde el 29 de febrero y hasta la semana que comenzó el 2 de mayo de 1964 The Beatles ocuparon seis de las diez plazas del Top 10, con las cinco canciones citadas y Do you want to know a secret. Durante décadas, nadie igualó estos impresionantes registros.

Superando al Rey

El 19 de diciembre de 1956 Elvis Presley acumulaba nueve títulos propios en la lista estadounidense. Nadie fue capaz de batir este récord hasta el 28 de marzo de 1964, fecha en la que The Beatles coparon diez puestos en el Hot 100 de Billboard. Una semana más tarde, el 4 de abril, ya eran doce las canciones de la banda que aparecían en la lista. Por fin, el 11 de abril The Beatles se reservaron la increíble cifra de 14 canciones.

El récord permaneció imbatido durante más de cinco décadas. El 7 de marzo de 2015 el rapero Drake empataba por fin a The Beatles: gracias al lanzamiento sorpresa de su espectacular mixtape If you’re reading this it’s too late y a sus colaboraciones con otros artistas (de las cuales 4 aparecían en la lista), colocó 14 temas en el Hot 100. La semana del 17 de octubre de aquel mismo año Drake volvía a sumar 14 temas en la lista tras la publicación del nuevo mixtape What a time to be alive, firmado por Drake and Future… pero seguía sin conseguir superar a The Beatles. Muy poco después, el 5 de diciembre de 2015, Justin Bieber rompía por fin el récord: 17 temas del Hot 100 llevaban su firma esa semana, 13 de ellas nuevas entradas en la lista (un récord en sí mismo). Solo en una de las canciones aparecía Justin Bieber como artista invitado, el resto eran temas propios procedentes de la edición deluxe de su álbum Purpose. El 21 de mayo de 2016 Drake se dio el gusto por fin y consiguió la mejor marca lograda por ningún artista hasta la fecha: 20 temas en el Hot 100, incluyendo el número 1. 16 de ellos eran nuevas entradas (y batía así el otro récord de Bieber) y solo en uno aparecía como artista invitado. 18 de las 20 canciones pertenecían a su nuevo álbum, Views.

Drake y Bieber se beneficiaban de recientes cambios en la política de Billboard, que había empezado a contabilizar las escuchas en streaming para la elaboración de sus listas.

El 4 de abril, con la llegada sincrónica de Can’t buy me love al número 1 británico y estadounidense, The Beatles batieron un nuevo récord: ocupar de forma simultánea la cumbre de las listas de singles y las de álbumes a ambos lados del Atlántico. Después de los Fab Four solo han conseguido igualar la marca The Monkees, Simon & Garfunkel, Rod Stewart, Men At Work, Michael Jackson, Beyoncé, Rihanna, Adele, Zayn, Drake y Ed Sheeran.

Can’t buy me love también coronó las listas de Australia, Irlanda, los Países Bajos y Suecia.

Reedición 7

Repercusión social

Era la primera vez que un disco del grupo aparecía casi a la vez en el Reino Unido y en los Estados Unidos, logrando en ambos países idénticos resultados: un número 1 indiscutido. Al otro lado del Atlántico The Beatles se sucedían a sí mismos en la cumbre de las listas por segunda vez consecutiva (Can’t buy me love sustituía a She loves you, que a su vez había reemplazado a I want to hold your hand), pero en su propio país el grupo había pasado por un pequeño bache que había sido aprovechado por la crítica: aun sin tener ningún dato objetivo en el que apoyarse, parte de la prensa había predicho el hundimiento de The Beatles después de un año de éxitos apabullantes y estaba presta para concederle el trono a la supuesta nueva sensación, el grupo londinense The Dave Clark Five. El éxito de Can’t buy me love demostró que las predicciones eran del todo erróneas. Lo mismo siguió sucediendo a lo largo de los años: cada vez que la crítica auguraba un parón en su proceso creativo, The Beatles sorprendían dando un nuevo, arriesgado y siempre fructífero paso adelante. Philip Norman, en su libro Shout! The true story of The Beatles (Hamish Hamilton Ltd., Londres, 1981), cree que existía un motivo adicional para que el público británico se mantuviera fiel a la banda:

«The Beatles ya no eran una afición pasajera para adolescentes: se habían convertido en una obsesión nacional. Su inopinado éxito, lejos de acabar desvaneciéndose como todo el mundo había predicho, se alimentó de alguna manera de su propia extravagancia, creciendo sigilosamente, rompiendo más y más límites de lo que se entendía por celebridad. Era una fama que acabó divorciándose de su música y de sus personalidades. Cuatro chicos de Liverpool con pelo de birretina y chaquetas abotonadas hasta arriba, cantar ligero y joviales canciones que decían “yeah, yeah”, conectaron de alguna manera con la gigantesca conmoción que cubrió Gran Bretaña y, más notablemente aún, cubrió América. Mientras su fama crecía en América, se convirtió casi en una cuestión de honor el no permitir que su fama británica decayera.»

Cara A

Can’t buy me love (Lennon-McCartney) 2’12”

  • Versión 1 de 4 de Can’t buy me love
    • Variación 1 de 12: primera edición del disco y reediciones 1-7
    • Variación 4 de 12: reediciones 8-12
    • Variación 10 de 12: reedición 13
  • Publicación internacional original:
    • Can’t buy me love, single (EE.UU.), Capitol 5150, 16 de marzo de 1964

Grabación: 29 de enero de 1964 (Studio Pathé-Marconi, 62 Rue de Sèvres, 92100 Boulogne-Billancourt, Hauts-de-Seine, Île-de-France, Francia) y 25 de febrero y 10 de marzo* de 1964 (EMI Studios)
Productor: George Martin
Ingenieros de sonido: Norman Smith y Geoff Emerick*

GEORGE HARRISON: Guitarra solista y guitarra solista de doce cuerdas
JOHN LENNON: Guitarra acústica y voz
PAUL McCARTNEY: Bajo y voz solista
RINGO STARR: Batería

NORMAN SMITH: Batería*

_* Solo aplicable a las variaciones 3, 5-7, 9 y 11

CAN’T BUY ME LOVE (Lennon/McCartney)

Can’t buy me love.
Love,
can’t buy me love.
I’ll buy you a diamond ring, my friend,
if it makes you feel alright.
I’ll get you anything, my friend,
if it makes you feel alright,
’cause I don’t care too much for money,
for money can’t buy me love.
I’ll give you all I’ve got to give
if you say you love me too.
I may not have a lot to give
but what I’ve got I’ll give to you.
I don’t care too much for money
for money can’t buy me love.
Can’t buy me love, ev’rybody tells me so.
Can’t buy me love, no, no, no, no.
Say you don’t need no diamond rings
and I’ll be satisfied.
Tell me that you want those kind of things
that money just can’t buy.
I don’t care too much for money
for money can’t buy me love.
Aaaw!
Wow!
(Hey!)
Can’t buy me love, ev’rybody tells me so.
Can’t buy me love, no, no, no, no.
Say you don’t need no diamond rings
and I’ll be satisfied.
Tell me that you want those kind of things
that money just can’t buy.
I don’t care too much for money.
Money can’t buy me love.
Can’t buy me love.
Love,
can’t buy me love.
Oh.

NO PUEDE COMPRARME AMOR (Lennon/McCartney)

No puede comprarme amor.
Amor,
no puede comprarme amor.
Te compraré un anillo de diamantes, amiga mía,
si eso te complace.
Te conseguiré cualquier cosa, amiga mía,
si eso te complace,
porque no me preocupo mucho por el dinero,
dado que el dinero no puede comprarme amor.
Te daré todo lo que tengo para dar
si me dices que tú también me amas.
Puede que no tenga mucho que ofrecer
pero lo que tengo te lo daré.
No me preocupo mucho por el dinero
dado que el dinero no puede comprarme amor.
No puede comprarme amor, todo el mundo me lo dice.
No puede comprarme amor, no, no, no, no.
Di que no necesitas anillos de diamantes
y me daré por satisfecho.
Cuéntame que quieres ese tipo de cosas
que el dinero de ninguna manera puede comprar.
No me preocupo mucho por el dinero
dado que el dinero no puede comprarme amor.
¡Ey!
No puede comprarme amor, todo el mundo me lo dice.
No puede comprarme amor, no, no, no, no.
Di que no necesitas anillos de diamantes
y me daré por satisfecho.
Cuéntame que quieres ese tipo de cosas
que el dinero de ninguna manera puede comprar.
No me preocupo mucho por el dinero.
El dinero no puede comprarme amor.
No puede comprarme amor.
Amor,
no puede comprarme amor.
Oh.

Para muchos autores y críticos, y probablemente para una parte del gran público, Can’t buy me love es el éxito menos imaginativo y original de los muchos que acumuló la banda a lo largo de su carrera. Algo de cierto hay en ello, y sin embargo no se puede negar que la canción tiene gancho y que ha soportado estupendamente bien el paso del tiempo. The Beatles no habrían llegado a ser lo que fueron si todas sus composiciones hubieran resultado tan previsibles como esta, pero nunca hay que despreciar un buen número de rock ’n’ roll si el resultado es convincente. Y en este caso lo es.

Reediciones 8-9

Composición

Can’t buy me love fue compuesta por Paul McCartney en una habitación del hotel George V de París, base de operaciones del grupo durante las tres semanas de enero y febrero de 1964 en las que los músicos estuvieron actuando en el teatro Olympia de la capital gala. John y Paul habían solicitado que se instalara un piano vertical en el salón de su suite para poder seguir componiendo. Tenían prisa: necesitaban toda una nueva batería de canciones para la banda sonora de su primera película, que tenían previsto empezar a rodar el 2 de marzo siguiente.

Me sobra una canción, ¿alguien se la queda?

A pesar de la presión, Paul se dio el lujo de desechar parte de su producción de aquellos días: la canción One and one is two, compuesta también en París por McCartney, nunca llegó a ser utilizada por The Beatles sino que fue cedida a The Strangers with Mike Shannon, una oscura formación de Liverpool que la publicó en formato de single (Philips BF 1335, 8 de mayo de 1964). La pieza había sido previamente rechazada por Billy J. Kramer y por The Fourmost, y con motivo: era una composición sin chispa que no logró triunfar a pesar de venir firmada por Lennon y McCartney. Existe una maqueta de la canción en la que Paul canta acompañándose de una guitarra acústica, versión que ha trascendido al mercado pirata.

The Beatles adelantaban con Can’t buy me love algunas de las señas de identidad de lo que habría de ser su producción musical a lo largo de 1964: canciones dinámicas en la mayoría de los casos, que respondían por tanto con precisión a la etiqueta de música “beat”, interpretadas las más de las veces con los instrumentos básicos de la formación (dos guitarras, un bajo, una batería), aunque en ocasiones se introdujeran pequeñas variantes o algún aderezo adicional. La influencia del R’n’R de mediados de los ’50, un género que The Beatles habían comenzado a escuchar antes de dejarse tentar también por el R&B, apareció con más fuerza en las nuevas composiciones. La estructura musical de Can’t buy me love es la de un blues de doce compases, un patrón poco habitual en las canciones de The Beatles. Walter Everett apunta que es posible que McCartney estuviera intentando imitar el estilo de Marvin Gaye, un cantante que obsesionaba al bajista de The Beatles en aquellos primeros días de 1964.

«Can’t buy me love fue mi intento de escribir al estilo del blues. (…) Era una canción con mucho gancho» (Paul McCartney, 1997).

«Esta es Paul en solitario. Ninguno de nosotros canta en el tema en absoluto, excepto Paul. Esta es mejor que nuestros otros discos. Ciertamente, es la que más hemos disfrutado haciéndola. Es un número de 12 compases, que es lo que siempre hemos querido hacer. Podrías decir que nuestros anteriores discos han conducido a este. La gente se cree que el material de 12 compases es fácil, ¡pero no lo es! Nos encanta este disco, de verdad» (John Lennon, 1964).

«Es un blues de doce compases, con un toque muy Beatles en el estribillo, en el que incorporamos un par de acordes menores. Normalmente los acordes menores se usan en la estrofa de una canción y los acordes mayores animan y aligeran el estado de ánimo en el estribillo. Nosotros aquí lo hicimos al revés» (Paul McCartney, 2021).

Del R&B al R’n’R

A lo largo de 1963, durante su primer año de fama, The Beatles se habían dado a conocer como una banda inclinada sobre todo hacia el rhythm & blues estadounidense. Varias de sus propias composiciones (Love me do, All I’ve got to do, Little child, Hold me tight, I wanna be your man, Not a second time…) y casi todos los remakes grabados a lo largo de aquel año respondían a ese modelo. Llegado 1964 emergió súbitamente y con fuerza otra de las influencias originales de la banda: el primitivo y excitante rock ’n’ roll.

Las canciones ajenas que la banda revisó en 1964 eran casi todas clásicos que habían sido interpretados originalmente por viejas glorias del género, como Little Richard, Larry Williams, Carl Perkins, Chuck Berry o Buddy Holly. Lennon y McCartney también se dejaron llevar por su antiguo amor por el R’n’R en su faceta de compositores: las dos canciones de este sencillo, una escrita por Paul y otra por John, son variantes del esquema clásico heredado del blues. También lo sería She’s a woman, compuesta y grabada a finales de año.

En Can’t buy me love se calcaron algunos trucos ya utilizados en anteriores singles de la banda. El estribillo, por ejemplo, aparecía de nuevo como una explosión al principio de la canción. Al igual que en ocasiones anteriores, el responsable de este arreglo fue George Martin:

«De nuevo, la manera en que cantaban al principio Can’t buy me love era empezando con la estrofa, pero yo dije: “Tenemos que tener una introducción, algo que capte la atención inmediatamente, un gancho. Así que empecemos con el estribillo”» (George Martin, 1979).

«Pensé que necesitábamos una muletilla para el final de la canción y una muletilla para el inicio, una especie de intro. Así que cogí los dos primeros versos del estribillo y cambié el final, y dije: “Si dejamos solo estos versos y alteramos la segunda frase podemos volver a la estrofa a toda velocidad”. Y dijeron: “No es mala idea, lo haremos así”» (George Martin, 2000).

Otro de los trucos frecuentes en las canciones de Lennon y McCartney era el de las pausas, habitualmente insertas entre el penúltimo y el último verso de las estrofas. Tal como señala Ian MacDonald, esta canción en particular pedía a gritos un gancho de este tipo, heredado de los arreglos habituales de las big bands.

Paul demostró una vez más que era capaz de cantar genuino rock ’n’ roll como el mejor. Lo cierto es que le convenía aprovechar las oportunidades que se le presentaran porque Lennon acaparó la mayor parte de las interpretaciones vocales en las grabaciones de 1964, que superaron a las de McCartney en más del doble. Había un buen motivo para ello: el autor principal de cada tema tendía a reservarse el protagonismo vocal en el estudio y a lo largo del año Paul sufrió una aparente sequía compositora. Mientras tanto, John se mostró más productivo que nunca, espoleado quizá por el hecho de haber perdido la primacía en la cara A de este sencillo. Y es que Can’t buy me love era, como ya se ha dicho, una composición de McCartney:

«John y Paul, pero principalmente Paul»

… dijo Lennon en 1972 al ser preguntado por la autoría del tema. En 1980 lo recordaba así:

«Esa es completamente de Paul. Puede que yo tuviera algo que ver con el estribillo, pero no lo sé. Siempre la consideré su canción.»

La pieza tenía un evidente atractivo comercial, pero no aportaba novedad alguna. El autor Philip Norman la consideró “quizá la menos memorable de todas las canciones de Lennon y McCartney”. Puede que no haya para tanto, pero es cierto que el tema carece de la originalidad que, al parecer, se les exigía a las composiciones de The Beatles tras la continua progresión demostrada disco tras disco hasta entonces.

Tampoco la letra de la canción resultaba deslumbrante, plagada como estaba de clichés y rimas fáciles. Su título, que hablaba de “comprar amor”, dio lugar a algún que otro malentendido:

«Creo que se puede dar la interpretación que se quiera a cualquier cosa, pero cuando alguien sugiere que Can’t buy me love es sobre una prostituta, por ahí no paso. Eso es ir demasiado lejos» (Paul McCartney, 1966).

Hay quien sugiere que la letra de Can’t buy me love fue la respuesta de Paul, consciente o inconsciente, a la inclusión en el repertorio grabado de The Beatles de una canción con un texto tan materialista como Money (That’s what I want). De hecho, antes de que la banda atacara la toma 1 en el estudio de grabación, el ingeniero Norman Smith anunció el título de la canción como Money can’t buy me love, y es posible que así fuera concebido originalmente.

«La idea que subyacía era que todas estas posesiones materiales están muy bien, pero no pueden comprarme lo que realmente quiero» (Paul McCartney, 1997).

Claro que, inmediatamente, la banda visitó los Estados Unidos y Paul descubrió los placeres anexos a la fama y el éxito…

«Miami era increíble… estaban todas aquellas adorables chicas bronceadas, tan vistosas. Hicimos una sesión fotográfica abajo, en la playa, y de inmediato les propusimos una cita. MG Motors estaban allí abajo intentando vender sus convertibles, unos perfectos cochecitos de Florida, y nos prestaron uno a cada uno para publicitarse. Recuerdo que conocí a una chica muy agradable y que la llevé a cenar en aquel MG en la fresca noche de Florida, con las palmeras meciéndose. ¿Estás de broma? ¿Un chaval de Liverpool con aquella belleza bronceada saliendo a cenar en su MG? Debería haber sido “Can buy me love”, en realidad» (Paul McCartney, 1997).

Es posible que McCartney pretendiera escribir una letra noble y hasta cierto punto quijotesca pero, probablemente sin darse cuenta, dejó que el pequeño machista provinciano que llevaba dentro saliera a la superficie. Mientras él se presentaba en el texto como un ser espiritual y despegado de las cosas materiales, la chica ficticia de la canción quería anillos de diamantes para sentirse bien. Ojalá fuera de otra manera, sugería Paul, pero en el fondo, ¿qué más daba?: a él no le preocupaba el dinero.

Hunter Davies afirma en su libro The Beatles lyrics (Little, Brown and Company, Nueva York, 2014) que originalmente el texto de la canción repetía la expresión “my love”, no “my friend”. Davies también afea a McCartney el uso inapropiado de un doble negativo en el verso “say you don’t need no diamond rings”, aunque probablemente Paul era consciente de la incorrección y la usó como una muestra del lenguaje de barrio que ocasionalmente emergía en las letras de las canciones de The Beatles.

Reediciones 10-11

Arreglos instrumentales y vocales

De no haber sido por una equivocación en la interpretación vocal de Paul en la segunda toma de Can’t buy me love, el público de los años ’60 quizá habría conocido una versión de la canción notablemente diferente. McCartney había concebido la composición como una pieza de afirmación-respuesta, algo que ya había sucedido inicialmente con She loves you, otra canción que tampoco vio finalmente la luz con ese tipo de arreglos. A diferencia de lo que ocurre en la versión publicada en el single, John y George sí tenían un papel vocal en la canción tal como fue originalmente ideada: ambos contestaban a Paul en los dos primeros versos de cada una de las estrofas, repitiendo sus últimas palabras. Una vez que el grupo decidió suprimir las segundas voces, convirtiendo en el proceso una pieza “bluesy” en una canción algo más “poppy”, Can’t buy me love se transformó en el primer single del grupo en el que solo se escuchaba la voz de un cantante solista… excepto por un “hey” de Lennon que se coló en la grabación de la pista básica.

La voz de McCartney, que irrumpe como un trueno antes de la aparición del acompañamiento instrumental, es el elemento más destacado de la pieza. Limpia, nítida, potente y sin adornos, soporta todo el peso de la interpretación, aunque bien escoltada por unos instrumentos que suenan de forma compacta. El único músico que tiene ocasión de lucirse es Harrison, con su solo de guitarra. En la primera sesión de grabación George no tuvo su día y fue incapaz de idear y concretar una interpretación aceptable, pero todo cambió en la segunda: su solo, obviamente ensayado antes de la grabación, es una variante muy original de la melodía de la estrofa y está perfectamente ejecutado. Su recién estrenada guitarra de doce cuerdas aporta además un sonido completamente nuevo. Para muchos se trata del primer solo instrumental realmente brillante de Harrison en la discografía de The Beatles.

«Como absoluta primicia en disco, yo toco una guitarra de doce cuerdas, ¡que es mucho más salvaje! Me dieron la guitarra en los Estados Unidos y la voy a incluir en algunos de los números que hagamos en escena en el futuro» (George Harrison, 1964).

Reedición 12

Grabación

Can’t buy me love pasó por varios estadios hasta quedar plasmada en disco tal como hoy la conocemos. El proceso es interesante y muestra la libertad interpretativa con la que The Beatles empezaban ya a moverse en este temprano tramo de su carrera discográfica. La primera vez que el grupo grabó la canción no fue precisamente en un estudio sino en una habitación del hotel George V de París. John y Paul tocaban guitarras acústicas y cantaban, Ringo añadía la percusión golpeando sus baquetas contra una maleta y George se limitaba a incluir el sonido de la cadena del retrete al final de la grabación tras haber hecho uso del servicio. Hay quien afirma que la banda sugirió a George Martin que el disco incluyera la maqueta en vez de una versión registrada en estudio.

La grabación propiamente dicha comenzó el 29 de enero de 1964 en los hoy derruidos estudios Pathé-Marconi, que se erigían en las cercanías administrativas de París. Solo hicieron falta cuatro tomas para dejar preparada la pista básica. Las dos primeras tomas incluían los coros de George y John (y una pequeña variación en la letra cantada por Paul) y la tercera, ya sin coros, fue un intento fallido que no llegó hasta el final. La toma 4 fue completa y resultó satisfactoria. Paul cantaba y tocaba el bajo, John acompañaba en la guitarra acústica, George tocaba una guitarra eléctrica solista y Ringo se hacía cargo de la batería.

Sobre esta pista básica se añadió una segunda toma de la voz de Paul y un nuevo solo de guitarra de George interpretado con su flamante Rickenbacker 360/12 Deluxe de doce cuerdas, que fue grabado para reemplazar el solo original. Estos últimos arreglos fueron registrados en Abbey Road el 25 de febrero de 1964 en la sesión de grabación que dio origen a You can’t do that. John C. Winn asegura que en realidad Harrison grabó dos tomas del solo de guitarra en esta sesión, el primero con su Gretsch de seis cuerdas en la pista de la cinta reservada a la guitarra y el segundo con su Rickenbacker, en la pista originalmente reservada al añadido de voz de Paul. Si es así, suenan tres guitarras solistas en esta grabación porque, como se dirá enseguida, la originalmente registrada en París no pudo eliminarse por completo.

El juguete nuevo de George

Durante la primera visita de The Beatles a los Estados Unidos, mientras la banda estaba en Nueva York, Harrison recibió un magnífico regalo de la factoría Rickenbacker: una guitarra eléctrica de doce cuerdas modelo 360/12 Deluxe, valorada en 900 dólares de la época. Era el segundo ejemplar que la empresa había fabricado, y lo puso en manos de George con la obvia intención de darle publicidad al producto.

Los directivos dieron en el clavo: Harrison adoptó el nuevo instrumento inmediatamente, utilizándolo en las dos canciones de este single y en varias de las piezas del álbum A hard day’s night. Uno de los músicos que se dejó atrapar por el nuevo sonido y se compró una guitarra similar fue Roger McGuinn, futuro líder de los estadounidenses The Byrds. El propio McGuinn inspiraría año y medio después una composición de Harrison: el sonido de su guitarra en el remake de The Byrds de The bells of Rhymney sugirió el riff alrededor del cual se construyó If I needed someone, una canción de George incluida en Rubber soul (Parlophone PMC 1267/PCS 3075/TA-PMC 1267, 3 de diciembre de 1965).

También Mike Pender, de The Searchers, convirtió la guitarra eléctrica de doce cuerdas en su sello de fábrica. La banda de Liverpool en la que militaba había comenzado su carrera discográfica, muy exitosa en sus inicios, en 1963.

La guitarra solista que George había tocado en la sesión parisina no pudo ser completamente eliminada de la mezcla porque se había colado por algún otro micrófono:

«Nos trajimos las cintas de vuelta a Inglaterra para trabajarlas un poco. Una vez leí algo que intentaba analizar Can’t buy me love; hablaba sobre la guitarra doblada —la mía— y decía que no era muy buena porque se podía oír la original. Lo que ocurrió fue que grabamos primero en París y regrabamos en Inglaterra. Obviamente trataron de sustituirla, pero en aquellos días solo tenían dos pistas, así que se escucha la versión que metimos en Londres y de fondo se escucha otra más suave» (George Harrison, 2000).

¿Dos pistas?

Harrison hace referencia a la restricción que suponía grabar en dos pistas y la identifica como parte del problema técnico que hubo que enfrentar a la hora de mezclar Can’t buy me love, y no es el único que lo menciona. También Geoff Emerick lo hace. Pero… ¿no se había superado ya esta limitación? ¿No habían puesto los estudios sitos en Abbey Road mesas de grabación de cuatro pistas a disposición de The Beatles desde octubre de 1963?

Los de Abbey Road contaban con ellos, sí, pero no los franceses. George Martin recordaba años después que las instalaciones parisinas no podían compararse con las que la casa discográfica tenía en Londres y que sudó tinta china para conseguir un sonido decente. Así pues, tanto Harrison como Emerick parecen recordar correctamente el proceso: es casi seguro que Can’t buy me love, Komm, gib mir deine Hand y Sie liebt dich se registraron en una mesa de dos pistas.

Una vieja amiga de The Beatles, Helen Shapiro, visitó al grupo en el estudio aquel 25 de febrero. Aunque Mark Lewisohn no hace mención a esta cuestión, Shapiro aseguró en 1982 que aquel día Ringo añadió un pasaje adicional de batería en el que únicamente reforzó la sección del charles. Según la cantante, le dio la impresión de que aquella era una práctica habitual.

Aparentemente el trabajo estaba terminado. Solo restaba mezclar Can’t buy me love y la pieza destinada a la cara B, You can’t do that, para que ambas pudieran ser publicadas en formato de single. La mezcla monoaural de los dos cortes se hizo el 26 de febrero de 1964.

Dos semanas después, el 10 de marzo, el equipo técnico conformado por George Martin como productor, Norman Smith como ingeniero de sonido y Geoff Emerick como ingeniero ayudante se disponía a acometer las mezclas estereofónicas de las dos canciones cuando se encontró con un problema: la pista adicional de batería añadida por Starr en Can’t buy me love el 25 de febrero, la del refuerzo del charles, estaba dañada. Geoff Emerick piensa que la cinta pudo ser mal rebobinada. Como consecuencia, presentaba una ondulación que afectaba a los agudos de la pista.

¿Qué se podía hacer? The Beatles ya habían comenzado el rodaje de A hard day’s night y no estaban disponibles. Peor aún: el más ocupado de todos aquel 10 de marzo era precisamente Starr, que rodaba parte de su escena en solitario.

Por suerte, uno de los tres técnicos presentes era un auténtico hombre multitarea y sabía tocar la batería sin problemas: Norman Smith. Así, Geoff Emerick asumió el papel de ingeniero principal por primera vez en su vida mientras Smith bajaba al estudio y reproducía la pista en la que Ringo había añadido sonidos nuevos de charles. Consecuentemente, las versiones mono y estéreo de la canción presentan ligeras diferencias en el apartado de la percusión.

Norman Smith cobró la cantidad estipulada por el Sindicato de Músicos y el dato de que se había añadido una nueva pista de batería quedó anotado en los archivos de EMI. De todas formas, lo más probable es que nadie se lo confesara a los miembros de la banda. Al fin y al cabo, el error que había hecho necesario repetir la grabación de la pista de batería era de los técnicos y, peor aún, la solución había violado la integridad artística de la grabación original. Mark Lewisohn no desveló este incidente hasta la aparición de su libro The complete Beatles chronicle (Pyramid Books, Londres, 1992). Según Lewisohn, el registro escrito de la sesión del 10 de marzo permaneció extraviado hasta 1991 y en el mismo, además, no se identificaba el nombre del misterioso batería mercenario. Fue Geoff  Emerick quien reveló la identidad del intruso en su libro de memorias profesionales Here, there, and everywhere: My life recording the music of The Beatles (Gotham Books, Nueva York, 2006).

Reedición 13

Versiones, variaciones y reediciones

Versiones

  1. La grabación original de estudio, aparecida por primera vez en el single Can’t buy me love (Parlophone R 5114, 20 de marzo de 1964). El disco sencillo había aparecido por primera vez en los Estados Unidos el 16 de marzo de 1964 (Capitol 5150).
  2. La grabación en vivo registrada en el concierto del 30 de agosto de 1965 en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, incluida en The Beatles at the Hollywood Bowl (Parlophone EMTV 4/TC-EMTV 4/8X-EMTV 4, 6 de mayo de 1977).
  3. La versión emitida en el programa radiofónico From us to you el 30 de marzo de 1964, publicada en Live at the BBC (Apple PCSP 726/TCPCSP 726/CDPCSP 726, 30 de noviembre de 1994).
  4. La toma 2 de la canción con el solo de guitarra proveniente de la toma 1, publicada en Anthology 1 (Apple PCSP 727/TCPCSP 727/CDPCSP 727, 2 de noviembre de 1995). En esta versión se escuchan los coros de John y George, descartados a partir de la toma 3.

Variaciones y reediciones de la versión 1

  1. La mezcla monoaural original, utilizada también en las ediciones mono de los Estados Unidos.
  • Can’t buy me love, single, Parlophone R 5114, 20 de marzo de 1964 (primera edición y reediciones 1-7)
  • A hard day’s night, LP/cinta abierta, Parlophone PMC 1230/TA-PMC 1230, 10 de julio de 1964 (primera edición en LP mono y cinta abierta y reedición 5)
  • The Beatles’ million sellers, EP, Parlophone GEP 8946, 6 de diciembre de 1965 (primera edición y reedición 1)
  • A collection of Beatles oldies, LP/cinta abierta, Parlophone PMC 7016/TA-PMC 7016, 9 de diciembre de 1966 (primera edición en LP mono y cinta abierta)
  1. La mezcla preparada por United Artists para la versión estereofónica del álbum estadounidense A hard day’s night (United Artists UAS 6366, 26 de junio de 1964). Mezclada a partir de la variación 1, su único efecto estéreo consiste en el aumento alternativo del sonido en uno y otro canal en cada verso. Esta variación nunca ha sido publicada en el Reino Unido.
  2. La mezcla estereofónica original, utilizada también en los álbumes recopilatorios estadounidenses que incluyeron la canción.
  • A hard day’s night, LP, Parlophone PCS 3058, 10 de julio de 1964 (primera edición en LP estéreo y reediciones 1-4 y 6)
  • A collection of Beatles oldies, LP, Parlophone PCS 7016, 9 de diciembre de 1966 (primera edición en LP estéreo y reediciones 1-5)
  • The Beatles/1962-1966, 2 LPs/cassette/cartucho, Apple PCSP 717/TC2-PCSP 717/8X2-PCSP 717, 19 de abril de 1973 (primera edición y reedición 1)
  • Hey Jude, LP/cassette, Parlophone PCS 7184/TC-PCS 7184, 11 de mayo de 1979 (primera edición)
  • The Beatles box, 8 LPs/8 cassettes, Parlophone/World Records SM 701-708/C70, 3 de noviembre de 1980 (primera edición y reedición 1)
  • Reel music, LP/cassette, Parlophone PCS 7218/TC-PCS 7218, 29 de marzo de 1982
  • 20 greatest hits, LP/cassette, Parlophone PCTC 260/TC-PCTC 260, 18 de octubre de 1982
  • VV.AA.: Tribute to The Cavern, LP, Parlophone CAV 1, 26 de abril de 1984
  • Their greatest hits, cassette, St Michael 1361/5701, noviembre de 1984
  • The history of rock – Volume twenty six, 2 LPs/cassette, Orbis HRL 026/HCR 206, 18 de diciembre de 1984
  1. La remasterización de 1987, monoaural y basada en la variación 1.
  • Can’t buy me love, single (reediciones 8-12)
  • A hard day’s night, LP (reediciones 7-13)
  • The Beatles’ million sellers, EP (reedición 2)
  1. Una nueva remasterización estéreo hecha en 1993 por Mike Jarratt y basada en la variación 3.
  • The Beatles/1962-1966, 2 LPs (reediciones 2-5)
  1. Una nueva remasterización, estereofónica y basada en la variación 3, preparada en 2000 por Peter Mew en los estudios de Abbey Road para el lanzamiento de la recopilación titulada 1.
  • 1, 2 LPs/cassette/CD, Apple 5 29325 1/5 29325 4/5 29325 2, 13 de noviembre de 2000 (primera edición)
  1. La edición estándar a partir de 2009, una remasterización digital en estéreo basada en la variación 3.
  • A hard day’s night, LP (reediciones 14-15 y 17-19)
  • The Beatles/1962-1966, 2 LPs (reediciones 6-7)
  • Hey Jude, LP (reediciones 1-3)
  • 1, 2 LPs (reediciones 1-2)
  • The Beatles/1962-1966 / The Beatles/1967-1970, 4 CDs, Apple 5099990991127, 18 de octubre de 2010
  • A hard day’s night (USA version), CD, Apple B0019700-02, 20 de enero de 2014 (edición individual y edición simultánea como parte de The U.S. albums, 13 CDs/álbum digital, Apple B0019645-02/sin referencia)
  1. La remasterización digital de la mezcla monoaural, hecha también en 2009 y basada en la variación 1.
  • A hard day’s night, LP (reedición 16)
  • A hard day’s night (USA version), CD, Apple B0019700-02, 20 de enero de 2014 (edición individual y edición simultánea como parte de The U.S. albums, 13 CDs/álbum digital, Apple B0019645-02/sin referencia)
  1. La mezcla digital definitiva para vinilo, en esencia igual que la variación 7 pero tratada con ecualización propia para adaptarse al formato. Aparecida en 2012.
  • A hard day’s night, LP (reediciones 20-21 y 24)
  • The Beatles/1962-1966, 2 LPs (reediciones 8-9)
  1. Una nueva mezcla mono analógica, preparada en 2014 para la reedición de la discografía del grupo en vinilo en versión monoaural.
  • Can’t buy me love, single (reedición 13)
  • A hard day’s night, LP (reediciones 22-23)
  1. Todavía una nueva mezcla, estereofónica, preparada para el relanzamiento en 2015 del recopilatorio 1.
  • 1, 2 LPs (reediciones 3-8)
  • 1+, 2 DVDs+CD/2 Blu-rays+CD, Apple 0602547567727/0602547567819, 6 de noviembre de 2015
  1. Una mezcla más, en esta ocasión en Dolby Atmos o “Spatial audio”, preparada por Giles Martin en 2022 para el streaming en Apple Music del recopilatorio 1.
  • 1, 2 LPs (reedición 9)

Éxito en listas

  • Reino Unido:
    • Primera entrada:
      • Debut: 28 de marzo de 1964
      • Puesto más alto: 1 (4 de abril de 1964, tres semanas)
      • Semanas en listas: 14
    • Segunda entrada:
      • Debut: 11 de julio de 1964
      • Puesto más alto: 47 (11 de julio de 1964, una semana; número 1: The House of the Rising Sun, The Animals)
      • Semanas en listas: 1
    • Tercera entrada:
      • Debut: 31 de marzo de 1984
      • Puesto más alto: 53 (31 de marzo de 1984, una semana; número 1: Hello, Lionel Richie)
      • Semanas en listas: 2
  • Estados Unidos:
    • Entrada única:
      • Debut: 28 de marzo de 1964
      • Puesto más alto: 1 (4 de abril de 1964, cinco semanas)
      • Semanas en listas: 10

Can’t buy me love fue número 1 en Australia. El 30 de abril de 1964 apareció en el mercado un single titulado Can’t buy me love/You can’t do that (Parlophone A-8113) que fue tratado como doble cara A. Alcanzó la cumbre el 9 de mayo de 1964, sustituyendo al EP All my loving, y la conservó durante cinco semanas. Tras dos semanas de reinado de My guy, de Mary Wells, el single de The Beatles recuperó el trono durante una semana más. Fue descabalgado definitivamente por Requests, un EP de The Beatles.

Repercusión social

Muchas de las encuestas realizadas entre los fans esquivan la mención de esta canción, aunque la realizada por Radio Luxembourg en 1981 le concedió un séptimo puesto en las preferencias del gran público.

A pesar de que no levantó pasiones entre los críticos musicales, Can’t buy me love se hizo con dos Ivor Novello Awards el 13 de julio de 1965: uno por las mayores ventas británicas certificadas durante 1964 y otro por ser el tema más radiado a lo largo del año anterior, reconocimientos que doce meses atrás habían recaído en She loves you. La composición de McCartney también tuvo el honor de ser la primera canción difundida por la influyente emisora pirata británica Radio Caroline, la primera de su género, el 27 de marzo de 1964. Además es un tema que ha sabido envejecer bien: Can’t buy me love ocupa el puesto 289 en la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos publicada el 9 de diciembre de 2004 en el número 963 de la revista estadounidense Rolling Stone. En la revisión de la lista de 2010 la pieza todavía aguantaba en el puesto 295, pero desapareció en la actualización de 2021.

El 26 de octubre de 1965, cuando The Beatles recibieron en el Palacio de Buckingham de manos de Isabel II las medallas que les convertían en Miembros de la Orden del Imperio Británico, una banda militar interpretó Can’t buy me love con arreglos de marcha marcial para celebrar la ocasión. The Beatles ya habían vivido antes un momento similar: el 10 de julio de 1964, fecha del estreno de A hard day’s night en Liverpool, la banda de la policía local había interpretado este tema para recibirles en el ayuntamiento de la ciudad.

Interpretaciones en directo

The Beatles no tardaron en incorporar esta canción a su repertorio escénico. La estrenaron el 26 de abril de 1964 en un concierto colectivo televisado, “New Musical Express 1963-1964 annual poll-winners all-star concert”. Siguieron tocándola como número fijo y sin interrupción hasta la gira de verano de 1965. El 31 de agosto de aquel año, en San Francisco, atacaron el tema por última vez. En el ínterin la habían escuchado distintos públicos internacionales: el británico, el danés, el neerlandés, el hongkonés, el australiano, el neozelandés, el estadounidense, el canadiense, el irlandés, el francés, el italiano y el español.

Emisiones radiofónicas

  • From us to you, segundo programa (BBC), grabado el 28 de febrero y emitido el 30 de marzo de 1964.
  • Saturday club (BBC), grabado el 31 de marzo y emitido el 4 de abril de 1964.
  • From us to you, tercer programa (BBC), grabado el 1 y emitido el 18 de mayo de 1964.
  • Beatles show (5DN Radio, Australia), grabado en un concierto en Adelaide el 12 de junio de 1964 y emitido el día 13 del mismo mes.
  • On the town, (CKNW, Canadá), concierto en Vancouver emitido en directo el 22 de agosto de 1964.
  • (WIBG, Estados Unidos), concierto en Filadelfia emitido en directo el 2 de septiembre de 1964.
  • (WIFE, Estados Unidos), concierto en Indianapolis emitido en directo el 3 de septiembre de 1964.
  • Musicorama (Europe 1, Francia), grabado en el primer concierto del día en París el 20 de junio de 1965 y emitido el día 27 del mismo mes.
  • Les Beatles (En direct du Palais des Sports) (Europe 1, Francia), segundo concierto del día en París, emitido en directo el 20 de junio de 1965.

Apariciones audiovisuales

Televisión

  • Big beat ’64 (ABC Television), grabado en un concierto colectivo en Londres para celebrar la entrega anual de premios de New Musical Express el 26 de abril y emitido el 10 de mayo de 1964. La secuencia en la que The Beatles interpretan Can’t buy me love fue recuperada en la serie Anthology.
  • Around The Beatles (Rediffusion), grabado el día 28 de abril y emitido el 6 de mayo de 1964. The Beatles aparecían en el programa haciendo playback sobre nuevas grabaciones de las canciones registradas el 19 de abril de 1964. Las interpretaciones del grupo aparecieron en VHS en 1985 con el título The Beatles live.
  • The Beatles in Nederland (VARA-tv, Países Bajos), grabado el 5 y emitido el 8 de junio de 1964. Ringo estaba hospitalizado y era sustituido temporalmente por Jimmie Nicol. El programa incluía, en principio, actuaciones en playback, pero The Beatles añadieron nuevas voces al ser dejados abiertos los micrófonos. Can’t buy me love fue la última de las seis piezas interpretadas aquel día y durante su ejecución John, Paul y George tuvieron que ser rescatados por sus roadies, Mal Evans y Neil Aspinall, porque el público irrumpió en el escenario.
  • The Beatles sing for Shell (Channel 9, Australia), grabado en un concierto en Melbourne el 17 de junio de 1964 y emitido el 1 de julio siguiente.
  • Les Beatles (La Deuxième Chaîne de l’ORTF, Francia), grabado en el segundo concierto del día en París el 20 de junio de 1965 y emitido el 31 de octubre siguiente.
  • The Beatles at Shea Stadium (BBC1), grabado en un concierto en Nueva York el 15 de agosto de 1965 y emitido el 1 de marzo de 1966. La versión de Can’t buy me love incluida en el programa fue retocada el 5 de enero de 1966 en el estudio para mejorar su sonido: McCartney añadió una nueva pista de bajo.
  • Get back – Part 1: Days 1-7 (Disney+), estrenado el 25 de noviembre de 2021. Se utilizó un breve extracto de la canción en la introducción del capítulo, que narra la historia del grupo anterior a enero de 1969.

Cine

El vídeo-clip moderno es una invención generalmente atribuida a Queen, una banda que pergeñó una estupenda película promocional para su canción Bohemian rhapsody allá por 1975, pero en la prehistoria del género vuelven a aparecer The Beatles. El mérito real es de Dick Lester, el director de A hard day’s night, que demostró tener una visión nueva y fresca en lo referente al cine musical. Su tratamiento visual de varias de las escenas del filme adornadas con canciones lo convierten en un pionero.

Can’t buy me love aparece dos veces en A hard day’s night. En la primera ocasión sirve para musicar la escena en la que The Beatles se escapan de los estudios de televisión, en los que están ensayando, hacia un campo contiguo en el que saltan, juegan y se divierten. La escena es un autohomenaje de Richard Lester, que rememora su propio cortometraje The running jumping & standing still film, de 1960, codirigido junto a Peter Sellers. La segunda secuencia en la que aparece la canción tiene algo de homenaje al cine mudo: por un malentendido provocado por el abuelo de Paul (interpretado por el actor Wilfrid Brambell), The Beatles son perseguidos por la policía.

La primera de las escenas mencionadas es uno de los momentos centrales del filme. Pretendía mostrar la necesidad de rebelión de los músicos, hartos del confinamiento al que se veían sometidos por la fama. Lester y el guionista Alun Owen concibieron la escena cuando, al preguntarle a John sobre Suecia, país en el que el grupo había actuado recientemente, recibieron la siguiente respuesta:

«Era una habitación y una habitación y un coche y una habitación y una habitación y un coche…»

Dick Lester describió así la escena:

«Les vemos estallar. Necesitábamos un ejemplo visual de esa escapada. De repente el filme se abre, y ese es realmente el asunto con [la escena de] Can’t buy me love

Alun Owen lo explicó de esta manera:

«Mi acotación en ese punto [del guion] era muy simple. Decía: “Los chicos bajan por la escalera de incendios. Es la primera vez que se liberan. Corren por ahí y hacen el tonto como cabrones”.»

Y Paul…

«Probablemente unas cuantas personas asocien Can’t buy me love con la películas A hard day’s night. Suena en una escena en la que finalmente conseguimos escaparnos del estudio y divertirnos un poco, y es una especie de protovideoclip» (Paul McCartney, 2021).

Lennon había compuesto I’ll cry instead para acompañar musicalmente esta escena, pero a Lester no le gustó la canción. La pieza de John acabó en la cara B del LP A hard day’s night, la vuelta del álbum reservada a composiciones no incluidas en el largometraje.

Vídeo-clip

La secuencia en la que The Beatles interpretan Can’t buy me love en el programa televisivo Around The Beatles fue restaurada y utilizada como vídeo-clip de la canción en la versión en DVD y Blu-ray del álbum recopilatorio 1 lanzada en 2015. The Beatles hacían playback, pero no sobre la grabación de estudio sino sobre una nueva toma grabada, como el resto de las canciones del programa, varios días antes. El sonido de esta toma, registrada en tres pistas, fue remezclado para la ocasión.

Un extra comprometido

El clip mencionado no fue el único en el que apareció Can’t buy me love en 2015. El 29 de septiembre de aquel año, la ONG animalista de origen estadounidense PETA (People for Ethical Treatment of Animals) anunció que The Beatles habían cedido el uso de la canción para una campaña en favor de la adopción de animales abandonados y publicitó el spot que la utilizaba, de 30 segundos de duración. En el clip, dirigido por Steven Willis, aparecían perros y gatos reales ya adoptados y los jovencísimos y premiados bailarines del combo de salsa Baila Conmigo.

Carreras en solitario

Paul McCartney

  • En vivo: Gira “The Paul McCartney world tour”; Reino Unido, Noruega, Suecia, Alemania, Francia, Italia, Suiza, España, Países Bajos, Estados Unidos, Canadá, Japón y Brasil, 1989-1990.
  • En vivo: Concierto colectivo “The Silver Clef Award winners”, Knebworth (Reino Unido), 30 de junio de 1990.
  • En vídeo: Knebworth: The event (Volume one), VV.AA., 28 de agosto de 1990.
  • En disco: Tripping the live fantastic, 3 LPs/2 cassettes/2 CDs, Parlophone PCST 7346/TC PCST 7346/CDPCST 7346, 5 de noviembre de 1990; Tripping the live fantastic – Highlights!, LP/cassette/CD, Parlophone PCSD 114/TC-PCSD 114/CDPCSD 114, 19 de noviembre de 1990.
  • En vivo: Gira “Surprise shows”; España, Reino Unido, Italia y Dinamarca, 1991.
  • En cine: Get back, 20 de septiembre de 1991. Publicado en vídeo, LaserDisc y DVD.
  • En concierto: “Paul McCartney and Band for Carlton TV”, Londres (Reino Unido), 20 de noviembre de 1992.
  • En televisión: Up close, MTV (Estados Unidos), 3 de febrero de 1993. Solo en audio y únicamente en la emisión paralela en “simulcast” en radio.
  • En vivo: Gira “The new world tour”; Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Austria, Reino Unido, Suecia, Noruega, Países Bajos, Francia, Bélgica, Italia, España, Japón, México, Brasil, Argentina y Chile, 1993. La canción no fue un número fijo en esta gira. Algunos conciertos fueron televisados.
  • En radio: Oobu Joobu – Show 2, Westwood One (Estados Unidos), 29 de mayo de 1995.
  • En vivo: Gira “Driving USA tour”; Estados Unidos y Canadá, 2002.
  • En vivo: Gira “Back in the US tour”, Estados Unidos, 2002.
  • En vivo: Conciertos “Driving Mexico”, México D.F. (México), 2, 3 y 5 de noviembre de 2002.
  • En vivo: Gira “Driving Japan”, Japón, 2002.
  • En disco: Back in the U.S. – Live 2002, 2 CDs, Estados Unidos, Capitol CDP 7243 5 42318 2 7, 26 de noviembre de 2002; Back in the world – Live, 2 CDs, Parlophone 07243 582835 2 5, 17 de marzo de 2003.
  • En DVD: Back in the U.S., diciembre de 2002.
  • En vivo: Gira “Back in the world tour”; Francia, España, Bélgica, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Dinamarca, Suecia, Italia, Austria, Hungría, Rusia e Irlanda, 2003.
  • En DVD: Paul McCartney in Red Square, 14 de junio de 2005.
  • En vivo: Concierto colectivo “Change begins within”, Nueva York (Estados Unidos), 4 de abril de 2009. Televisado.
  • En vivo: Festival “Coachella Valley Music and Arts Festival”, Indio (Estados Unidos), 17 de abril de 2009. El concierto fue emitido en vivo por Internet.
  • En vivo: Concierto “The New Joint at Hard Rock Hotel & Casino”, Las Vegas (Estados Unidos), 19 de abril de 2009.
  • En vivo: Gira “Out there tour”; Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Francia, Países Bajos, Estados Unidos, Noruega y Suecia, 2015.
  • En vivo: Concierto “Robin Hood benefit”, Nueva York (Estados Unidos), 12 de mayo de 2015.
  • En vivo: Festival “Firefly Music Festival”, Dover (Estados Unidos), 19 de junio de 2015.
  • En vivo: Festival “Roskilde Festival”, Roskilde (Dinamarca), 4 de julio de 2015.
  • En vivo: Festival “Lollapalooza”, Chicago (Estados Unidos), 31 de julio de 2015.
  • En vivo: Concierto “2015 ATA Management Conference & Exhibition”, Filadelfia (Estados Unidos), 19 de octubre de 2015.
  • En vivo: Gira “One on one tour”; Estados Unidos, Canadá, Argentina, Alemania, Francia, España, Chequia, Noruega, Dinamarca, Japón, Brasil, México, Australia y Nueva Zelanda, 2016-2017.
  • En vivo: Festival “Pinkpop Festival”, Landgraaf (Países Bajos), 12 de junio de 2016.
  • En vivo: Festival “Rock Werchter”, Werchter (Bélgica), 30 de junio de 2016.
  • En vivo: Festival “SummerFest”, Milwaukee (Estados Unidos), 8 de julio de 2016.
  • En vivo: Festival “Desert Trip”, Indio (Estados Unidos), 8 de octubre de 2016.
  • En vivo: Concierto “Pappy & Harriet’s Pioneertown Palace”, Pioneertown (Estados Unidos), 13 de octubre de 2016.
  • En vivo: Concierto “Secret New York concert”, Nueva York (Estados Unidos), 7 de septiembre de 2018. Emitido en streaming en YouTube.
  • En vivo: Gira “Freshen up”; Canadá, Japón, Polonia, Austria, Reino Unido, Chile, Brasil y Estados Unidos, 2018-2019. Can’t buy me love solo se interpretó ocasionalmente en algunos conciertos de la gira, alternando con All my loving.
  • En vivo: Festival “Austin City Limits Music Festival”, Austin (Estados Unidos), 5 de octubre de 2018.
  • En vivo: Gira “Got back”, Estados Unidos, 2022.
  • En vivo: Festival “Glastonbury Festival”, Pilton (Reino Unido), 25 de junio de 2022.

Paul McCartney y Can’t buy me love

Paul recuperó Can’t buy me love como pieza de escenario en 1989, durante la macrogira mundial que produjo como resultado el triple LP Tripping the live fantastic. La canción no había cambiado nada desde 1964: Robbie McIntosh, antiguo miembro de Pretenders, reproducía punto por punto el solo de guitarra que George Harrison había grabado 25 años atrás y Paul no variaba un ápice su interpretación vocal original. Así ha seguido siendo desde entonces: McCartney sigue recurriendo a ella con cierta asiduidad en sus espectáculos en vivo, siempre respetando los arreglos originales (excepto en la mini-gira “Surprise shows” de 1991, en la que se escuchaba una versión acústica). La gira de 1993 comenzó sin la canción y los públicos de Londres, Milán y Frankfurt se la perdieron, aunque recibieron a cambio I wanna be your man. La pieza se había escuchado pocas semanas atrás en un concierto filmado para el especial televisivo A Carlton New Year, el programa con el que celebraba su nacimiento la cadena local londinense Carlton TV, asociada a ITV. Paul ofreció una actuación de catorce canciones que incluía dos versiones de Can’t buy me love, una “perezosa” y otra clásica cerrando el concierto. La gala tuvo lugar el 20 de noviembre de 1992 y el programa se emitió el 1 de enero de 1993, pero no incluyó ninguna de las dos versiones de Can’t buy me love.

Una grabación de Can’t buy me love registrada en la prueba de sonido de uno de los conciertos de esta gira, el celebrado el 3 de septiembre de 1993 en Berlín (Alemania), fue emitida en el segundo programa de la serie radiofónica Oobu Joobu, una creación del propio Paul McCartney. En esta ocasión, excepcionalmente y en una actuación sin público, el bajista interpretó la canción con su banda con un arreglo distinto, de estilo country. La primera vez que Paul grabó la canción con ese arreglo fue el 10 de diciembre de 1992, durante la primera de las dos jornadas dedicadas a filmar el especial televisivo Up close. Aunque aquella interpretación de Can’t buy me love se eliminó del montaje final, se escuchó en el “simulcast” emitido paralelamente por radio, durante los anuncios televisivos.

En la gira mundial “Freshen up”, de 2018 y 2019, Can’t buy me love fue un número habitual, aunque ocasionalmente era sustituida por All my loving. En 2022 Can’t buy me love se convirtió en el número introductorio de los conciertos de la gira “Got back”. También abrió la participación de Paul en el Glastonbury Festival.

Versiones relevantes

Can’t buy me love es una de las primeras canciones del grupo que fue versionada por un artista cuyo estilo difería mucho del practicado por The Beatles. En efecto, Ella Fitzgerald, la genial cantante de jazz desaparecida el 15 de junio de 1996, grabó en 1964 su propio remake en los estudios sitos en Abbey Road y contó con el mismísimo George Martin como productor. Su single, publicado en el Reino Unido el 1 de mayo de 1964 (Verve VS 519), obtuvo un éxito relativo: un puesto 34 en las listas locales, alcanzado el 23 de mayo siguiente. Era la primera vez que una canción ya publicada en formato de sencillo por The Beatles entraba en listas interpretada por otro artista. También era la primera vez que un artista consagrado versionaba con éxito un tema del grupo.

«También nos sentimos orgullosos porque Ella Fitzgerald la grabó, aunque no nos dimos cuenta de lo que significaba que lo estuviera haciendo» (Paul McCartney, 1984).

«Ella Fitzgerald hizo después una versión por la que me sentí muy honrado» (Paul McCartney, 1997).

Además de Ella Fitzgerald, muchos otros artistas decidieron rehacer Can’t buy me love. Tantos fueron, de hecho, que en abril de 1968 la canción era la cuarta más versionada del repertorio del grupo, con 52 remakes publicados. En 1976 todavía había 7 versiones de la canción a la venta en el mercado estadounidense.

El 13 de diciembre de 1997 el grupo estadounidense de R&B Blackstreet colocó su remake del tema de The Beatles en el número 18 de las listas británicas (Interscope IND 95563/INDX 95563, 1 de diciembre de 1997). La versión apareció publicada con el título (Money can’t) Buy me love.

Cara B

You can’t do that (Lennon-McCartney) 2’35”

  • Versión 1 de 4 de You can’t do that
    • Variación 2 de 11: primera edición del disco y reediciones 1-7
    • Variación 5 de 11: reediciones 8-12
    • Variación 11 de 11: reedición 13
  • Publicación internacional original:
    • Can’t buy me love, single (EE.UU.), Capitol 5150, 16 de marzo de 1964

Grabación: 25 de febrero [y 22 de mayo] de 1964 (EMI Studios)
Productor: George Martin
Ingeniero de sonido: Norman Smith

GEORGE HARRISON: Guitarra solista de doce cuerdas y coros
JOHN LENNON: Guitarra solista y voz principal
PAUL McCARTNEY: Bajo, cencerro y coros
RINGO STARR: Batería y bongós

YOU CAN’T DO THAT (Lennon/McCartney)

I’ve got something to say that might cause you pain.
If I catch you talking to that boy again
I’m gonna let you down
and leave you flat,
because I’ve told you before,
oh, you can’t do that.
Well, it’s the second time I’ve caught you talking to him.
Do I have to tell you one more time I think it’s a sin?
I think I’ll let you down
(let you down)
_and leave you flat
(gonna let you down and leave you flat),
because I’ve told you before,
oh, you can’t do that.
Ev’rybody’s green
’cause I’m the one who won your love.
But if they’d seen
you talking that way
they’d laugh in my face.
So please listen to me if you wanna stay mine.
I can’t help my feelings, I’ll go out of my mind.
I’m gonna let you down
_(let you down)
__and leave you flat
(gonna let you down and leave you flat),
because I’ve told you before,
oh, you can’t do that.
No!
(You can’t do that).
(You can’t do that).
(You can’t do that).
(You can’t do that).
(You can’t do that).
Ev’rybody’s green
’cause I’m the one who won your love.
But if they’d seen
you talking that way
they’d laugh in my face.
So please listen to me if you wanna stay mine.
I can’t help my feelings, I’ll go out of my mind.
I’ll go and let you down
(let you down)
_and leave you flat
(gonna let you down and leave you flat),
because I’ve told you before,
oh, you can’t do that.

ESO NO SE HACE (Lennon/McCartney)

Tengo algo que decirte que podría causarte dolor.
Si te pillo hablando otra vez con ese chico
voy a pasar de ti
y voy a dejarte hecha polvo,
porque ya te he dicho,
oh, que eso no se hace.
Bueno, ya es la segunda vez que te pillo hablando con él.
¿Tengo que decirte una vez más que me parece un pecado?
Creo que pasaré de ti,
pasaré de ti,
y te dejaré hecha polvo,
voy a pasar de ti y voy a dejarte hecha polvo,
porque ya te he dicho,
oh, que eso no se hace.
Todo el mundo se muere de envidia
porque soy el tipo que se hizo con tu amor.
Pero si te vieran
hablando de esa manera
se reirían en mi cara.
Así que por favor escúchame si quieres seguir siendo mía.
No puedo reprimir mis sentimientos, me voy a volver loco.
Voy a pasar de ti,
pasar de ti,
y voy a dejarte hecha polvo,
voy a pasar de ti y voy a dejarte hecha polvo,
porque ya te he dicho,
oh, que eso no se hace.
¡No!
Eso no se hace.
Eso no se hace.
Eso no se hace.
Eso no se hace.
Eso no se hace.
Todo el mundo se muere de envidia
porque soy el tipo que se hizo con tu amor.
Pero si te vieran
hablando de esa manera
se reirían en mi cara.
Así que por favor escúchame si quieres seguir siendo mía.
No puedo reprimir mis sentimientos, me voy a volver loco.
Iré y pasaré de ti,
pasaré de ti,
y te dejaré hecha polvo,
voy a pasar de ti y voy a dejarte hecha polvo,
porque ya te he dicho,
oh, que eso no se hace.

You can’t do that es un tema resultón compuesto por Lennon que además incorpora alguna novedad interesante en el apartado instrumental, aunque no destaca particularmente entre las muchas canciones inolvidables que The Beatles estaban lanzando al mercado en los inicios de su carrera musical. Pero para gustos los colores: el 27 de abril de 1964, cuando, en una entrevista telefónica para la emisora de Atlanta WQIX-AM, el periodista estadounidense Paul Drew le preguntó a George Harrison cuál era su pieza favorita del repertorio del grupo, su respuesta fue la siguiente:

«Personalmente, me gusta You can’t do that

Harrison repitió su respuesta el 11 de junio de 1964 durante una rueda de prensa en Sídney (Australia), el 22 de agosto del mismo año en una entrevista concedida a Larry Kane en Vancouver para la radio WFUN-AM de Miami y el 4 de septiembre siguiente en Milwaukee.

Composición

La canción elegida para la cara B del single Can’t buy me love era una bravucona composición de Lennon que respondía al mismo patrón rockanrolero que su cara A. John desveló en 1980 cuáles habían sido sus intenciones a la hora de escribir You can’t do that:

«Ese soy yo haciendo de Wilson Pickett. Ya sabes, un cencerro tocando en cuatro por cuatro y el acorde haciendo “¡chatung!”»

Recuerdos confusos

Ian MacDonald señala con perspicacia que la posibilidad de que Lennon tuviera en mente a Wilson Pickett cuando compuso You can’t do that es prácticamente nula. Para empezar, la carrera de Pickett no despegó verdaderamente hasta 1965 y, siendo un desconocido en su propio país, caben pocas posibilidades de que Lennon le hubiera escuchado por aquel entonces. Además, y esto es importante, las primeras grabaciones de Pickett no destilaban precisamente ritmo y carecían de la pegada de sus temas más famosos (In the midnight hour, Land of 1000 dances, Mustang Sally…), que eran los que debía tener John en mente cuando comparó sus propia composición con los temas del estadounidense. Quizá John confundió sus recuerdos y realmente estaba imitando a Marvin Gaye y su canción Hitch hike (Gaye/Stevenson/Paul), con su cencerro y sus congas. Este tema alcanzó el número 30 en el Hot 100 el 16 de marzo de 1963.

Es evidente en todo caso que Lennon admiraba a Wilson Pickett, un gran cantante de R&B. Como en tantos otros casos, la devoción era mutua: Pickett publicó en 1968 una deslumbrante versión de Hey Jude y tituló su álbum de 1969 de la misma manera.

Aunque son dos canciones muy distintas, Can’t buy me love y You can’t do that comparten dos características importantes: ambas siguen el patrón del blues de doce compases (solo en las estrofas, en este caso con variantes) y las dos incorporan una pausa dramática antes del último verso de las estrofas. Este truco era tan habitual en las canciones de The Beatles que se convirtió casi en una marca de fábrica. En esta ocasión, la pausa venía precedida de un inesperado staccato que generaba una tensión muy teatral, todo antes de que la frase que John había dejado en el aire se resolviera y el cantante desvelara por fin su advertencia central: “eso no se hace”. Era el resentido gallito de Liverpool poniendo las cosas en su sitio el que hablaba.

Y es que la letra de la canción mostraba de nuevo a un Lennon machista y celoso de su honor. De su honor, decimos, y no del amor de su chica: la verdadera preocupación del protagonista de la canción no es si ella le ama o no, o si corre el riesgo de perderla por la interferencia de un tercero, sino la opinión de los demás. De hecho, la amenaza que esgrime el cantante es precisamente la de abandonar a su pareja si ella persiste en su actitud. Los versos reflejan la terrible inseguridad personal del protagonista disfrazada como en otras ocasiones de violenta arrogancia. Algo había de ello en la vida real, y por eso la letra suena tan descarnadamente sincera: John se reconoció años después como una persona congénitamente celosa, pero mientras en esta época dicho rasgo de carácter se traducía en textos fanfarrones como los de esta canción o Run for your life, en 1971 se disculpaba por su inseguridad y su suspicacia en la soberbia composición Jealous guy.

Lennon el feminista

Ya en 1967 John había tomado conciencia de que la educación no igualitaria que había recibido era un lastre del que debía librarse, e introdujo de rondón unos versos de disculpa en una composición de Paul, Getting better. Su transformación completa se produjo de la mano de Yoko Ono, a quien Lennon respetaba como a una igual. Una de las estrofas de Power to the people (1971) aborda expresamente el asunto de la discriminación fememina entre compañeros de lucha política, pero su canción más explícitamente feminista fue Woman is the nigger of the world (1972), cuya letra suponía un giro de actitud de 180 grados en comparación con la de sus textos más tempranos. John dio pasos de gigante que no se quedaron en el campo del convencimiento intelectual: entre 1975 y 1980 Lennon y Ono revirtieron de forma consciente y consensuada los roles de género y así, mientras ella se ocupaba de la gestión de los negocios familiares, él se convirtió en un feliz amo de casa que cuidaba día y noche del hijo de ambos, Sean.

Algunas fuentes insinúan o incluso afirman que You can’t do that fue escrita antes que Can’t buy me love y era la candidata original para encabezar el sencillo hasta que, como había sucedido ya en ocasiones anteriores, una composición posterior se ganó el puesto en el último minuto. Sin embargo, si los recuerdos de Harrison son correctos la pieza fue compuesta durante la visita de la banda a los Estados Unidos, y más concretamente en Miami, lo que sitúa la fecha de su creación entre el 13 y el 21 de febrero de 1964. Para entonces la pista básica de Can’t buy me love ya había sido registrada. En todo caso, es posible que ambas piezas fueran consideradas como potenciales caras A. Así lo sugirió Lennon en alguna ocasión:

«Estaba en la vuelta porque Can’t buy me love era muy buena.»

Hasta 1964, la elección de la canción estrella de cada uno de los sencillos de la banda no había generado mayor problema, pero esta vez supuso que una pieza escrita por Lennon tuviera que ceder paso ante una canción de McCartney. La competición había empezado, y John se la tomó en serio: consiguió reservarse las caras A de los siguientes cuatro singles y compuso —y cantó como voz principal en casi todos— diez de los trece temas del álbum A hard day’s night.

No es improbable que You can’t do that influyera de alguna manera a Bob Dylan a la hora de componer el tema de 1966 Most likely you go your way and I’ll go mine, incluido en el doble álbum Blonde on blonde: más allá de las evidentes similitudes sonoras y temáticas, hay un par de versos que difícilmente surgieron de la nada: “I’m gonna let you pass/and I’ll go last”. Muchos años después, en 2001, la banda estadounidense Weezer publicó uno de sus temas más conocidos, Hash pipe (Cuomo), cuyo primer verso rezaba así: “I can’t help my feelings, I’ll go out of my mind”.

Arreglos instrumentales y vocales

La instrumentación de la canción incluye algunos hitos destacables. El rasgo más característico de la pieza es el sonido generado por la flamante guitarra de doce cuerdas de George, aunque esta vez Harrison quedó relegado durante casi todo el número al papel de guitarrista de acompañamiento. La sección rítmica también fue cuidada con esmero: a la batería de Ringo y al bajo de Paul se sumaron otros dos instrumentos, unos bongós que ya se habían utilizado en otras ocasiones y de los que se hizo cargo una vez más Starr… y un cencerro, que percutía McCartney y que resulta nítidamente audible a lo largo de toda la grabación.

John se reservó por primera vez un papel principal como guitarrista, haciéndose cargo además de la concepción del arreglo. Lo explicó así en 1964:

«Me parece un coñazo tocar la rítmica todo el tiempo, así que siempre me apaño algo interesante que tocar. El mejor ejemplo que se me ocurre es lo que hice en You can’t do that. En realidad no hay un guitarrista solista y un guitarrista rítmico en esa, porque me parece que el papel de guitarrista rítmico suena muy pobre en los discos. De cualquier manera, me volvía mico tocar un ritmo “chunk-chunk” todo el tiempo. Nunca toco nada como guitarrista solista que George no pueda hacer mejor. Pero me gusta tocar de solista a veces, así que lo hago.»

Era la primera vez que una canción de The Beatles estaba construida sobre el sonido de un repetitivo riff de guitarra, tocado en esta ocasión por Harrison, aunque no sería la última. Algunos de los grandes éxitos posteriores de la banda (I feel fine, Ticket to ride, Paperback writer), y otras canciones escondidas en distintos álbumes, también aprovecharían con éxito esta misma técnica, que The Rolling Stones pronto elevarían a la categoría de arte con mayúsculas.

Aunque John era el protagonista instrumental en You can’t do that y el papel de George era el de segundo guitarrista excepto en la introducción, con su riff escuchándose en solitario, y también en los segundos finales, Harrison tenía en estos pasajes su momento de gloria y sacaba petróleo de su nueva guitarra de doce cuerdas, sobre todo en el cierre:

«¿El pasaje al final de la canción? Ese es George, haciendo ese pequeño pasaje con su guitarra de doce cuerdas. ¿A que es un gran sonido? Es como un piano» (John Lennon, 1964).

«Un día que George Harrison y yo íbamos en un coche empezó a sonar You can’t do that, la canción de The Beatles, con ese gran riff al inicio en la guitarra de doce cuerdas. Soltó: “Yo me inventé eso”. Y yo dije: “¿De verdad? ¿Cómo?” Él dijo: “Solo estaba por ahí y pensé: ‘¡Tengo que hacer algo!’” Eso le describe muy bien. Tenía su manera de entrar con habilidad en el negocio, de encontrar la manera correcta de tocar. Era parte de la magia de The Beatles: todos parecían encontrar el arreglo correcto» (Tom Petty, 2011).

La interpretación vocal de John es chulesca y agresiva, tal como exigía la posesiva letra de la canción, y los coros de George y Paul son relativamente simples pero extremadamente dinámicos y le confieren a la pieza la tensión exacta que necesitaba.

Grabación

Solo hicieron falta nueve tomas de la pista básica (cuatro de ellas completas) y menos de tres horas de trabajo matutino en el estudio para completar la grabación de You can’t do that. La toma 9 fue la elegida para añadir los últimos retoques: una segunda pista vocal de John en los puentes de la canción, los coros de George y Paul, el cencerro de Paul y los bongós de Ringo. El mismo 25 de febrero de 1964 en que se grabó esta canción, aunque ya por la tarde, se acometieron las primeras tomas de otras dos piezas de la banda sonora de A hard day’s night: And I love her y I should have known better.

Aunque la mezcla monoaural de la canción ya estaba disponible en el mercado, el 22 de mayo de 1964 George Martin experimentó con la inclusión de una pista de piano. El arreglo no fue incorporado en ninguna de las mezclas y permanece inédito.

The Beatles debían sentir un especial aprecio por esta pieza a pesar de que la retiraron pronto del necesariamente reducido repertorio de sus actuaciones en directo. Durante las sesiones de Get back, celebradas a principios de 1969, You can’t do that fue una de las antiguas composiciones que el grupo retomó espontáneamente en uno de sus ensayos en los Twickenham Studios. Ocurrió el 3 de enero de aquel año.

Nuevos arreglos

El 13 y el 22 de enero de 1975, y como favor a su ingeniero de sonido Roy Cicala, John Lennon produjo un par de sesiones de grabación en las que actuaban artistas poco conocidos y cuya carrera quería impulsar Cicala. Una de las canciones grabadas el día 22 fue una nueva versión de You can’t do that, con nuevos arreglos concebidos por el propio Lennon. El grupo que la interpretó tomó el nombre de Dog Soldier. Esta grabación de You can’t do that permanece inédita, aunque tres de las canciones grabadas en aquellas sesiones vieron la luz el 15 de agosto de 1998 en un CD que acompañaba el libro de Kristofer Engelhardt Beatles undercover (Collector’s Guide Publishing, Burlington, 1998): Incantantion (interpretada por Dog Soldier with Patrick Jude, con música de Roy Cicala y letra de Cicala y Lennon), Let’s spend the night together (Lori Burton & Patrick Jude, una versión del clásico de Jagger/Richard) y Answer me, my love (Lori Burton, una recreación de la versión en inglés de Mütterlein firmada por Carl Sigman y Fred Rauch). Dog Soldier acompañaron a John Lennon en su última actuación ante el público: una aparición en el programa televisivo A salute to Sir Lew Grade el 18 de abril de 1975.

Versiones, variaciones y reediciones

Versiones

  1. La grabación original de estudio, aparecida por primera vez en el single Can’t buy me love (Parlophone R 5114, 20 de marzo de 1964). El disco sencillo había aparecido por primera vez en los Estados Unidos el 16 de marzo de 1964 (Capitol 5150).
  2. La toma 6 de estudio, que incluye un solo de guitarra distinto y una pista vocal que, según afirman varios autores aunque algunos otros lo discuten, se registró únicamente para guiar la interpretación, publicada en Anthology 1 (Apple PCSP 727/TCPCSP 727/CDPCSP 727, 2 de noviembre de 1995).
  3. La versión emitida en el programa radiofónico Top gear el 16 de julio de 1964, publicada en On air – Live at the BBC volume 2 (Apple 0602537505067/3749169/sin referencia, 11 de noviembre de 2013).
  4. La grabación en vivo registrada en el concierto del 23 de agosto de 1964 en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, incluida en Live at the Hollywood Bowl (Apple 00602557054972/sin referencia, 9 de septiembre de 2016).

Variaciones y reediciones de la versión 1

  1. La mezcla monoaural utilizada por Capitol en la edición estadounidense del single Can’t buy me love (Capitol 5150, 16 de marzo de 1964) y en la versión mono del LP The Beatles’ second album (Capitol T 2080, 10 de abril de 1964). Aunque no se aprecian diferencias entre esta variación y la 2, cocinadas en la sala de control el mismo día (el 26 de febrero de 1964), Mark Lewisohn asegura que Capitol recibió una mezcla diferente a la británica. Esta variación nunca ha sido publicada en el Reino Unido.
  2. La mezcla monoaural utilizada como estándar, aparecida por primera vez en la edición británica del single Can’t buy me love.
  • Can’t buy me love, single, Parlophone R 5114, 20 de marzo de 1964 (primera edición y reediciones 1-7)
  • A hard day’s night, LP/cinta abierta, Parlophone PMC 1230/TA-PMC 1230, 10 de julio de 1964 (primera edición en LP mono y cinta abierta y reedición 5)
  1. La mezcla en falso estéreo preparada por Capitol para la versión estereofónica del álbum estadounidense The Beatles’ second album (Capitol ST 2080, 10 de abril de 1964), basada en la variación 1. Esta variación nunca ha sido publicada en el Reino Unido.
  2. La mezcla estereofónica original.
  • A hard day’s night, LP, Parlophone PCS 3058, 10 de julio de 1964 (primera edición en LP estéreo y reediciones 1-4 y 6)
  • Rock ’n’ roll music, 2 LPs/cassette/cartucho, Parlophone PCSP 719/TC2-PCSP 719/8X2-PCSP 719, 11 de junio de 1976
  • Rock ’n’ roll music vol 1, LP/cassette, Music For Pleasure MFP 50506/TC MFP 50506, 24 de octubre de 1980
  • The Beatles box, 8 LPs/8 cassettes, Parlophone/World Records SM 701-708/C70, 3 de noviembre de 1980 (primera edición y reedición 1)
  1. La remasterización de 1987, monoaural y basada en la variación 2.
  • Can’t buy me love, single (reediciones 8-12)
  • A hard day’s night, LP (reediciones 7-13)
  1. La remasterización de la variación 3, un falso estéreo, para la edición de The Beatles’ second album en CD…
  • The Beatles’ second album, CD, Capitol 07243 875397 2 3, en The Capitol albums vol. 1, 4 CDs, Capitol 07243 875400 2 6, 15 de noviembre de 2004
  1. … Y la de la variación 1, mono, para lo mismo.
  • The Beatles’ second album, CD, Capitol 07243 875397 2 3, en The Capitol albums vol. 1, 4 CDs, Capitol 07243 875400 2 6, 15 de noviembre de 2004
  1. La edición estándar a partir de 2009, una remasterización digital en estéreo basada en la variación 4.
  • A hard day’s night, LP (reediciones 14-15 y 17-19)
  • Tomorrow never knows, álbum digital, Apple (sin referencia), 24 de julio de 2012
  • The Beatles’ second album (USA version), CD, Apple B0019698-02, 20 de enero de 2014 (edición individual y edición simultánea como parte de The U.S. albums, 13 CDs/álbum digital, Apple B0019645-02/sin referencia)
  • The Beatles – New Year’s workout, EP digital, UMG Recordings (sin referencia), 22 de enero de 2021
  1. La remasterización digital de la mezcla monoaural, hecha también en 2009 y basada en la variación 2.
  • A hard day’s night, LP (reedición 16)
  • The Beatles’ second album (USA version), CD, Apple B0019698-02, 20 de enero de 2014 (edición individual y edición simultánea como parte de The U.S. albums, 13 CDs/álbum digital, Apple B0019645-02/sin referencia)
  1. La mezcla digital definitiva para vinilo, en esencia igual que la variación 8 pero tratada con ecualización propia para adaptarse al formato. Aparecida en 2012.
  • A hard day’s night, LP (reediciones 20-21 y 24)
  1. Una nueva mezcla mono analógica, preparada en 2014 para la reedición de la discografía del grupo en vinilo en versión monoaural.
  • Can’t buy me love, single (reedición 13)
  • A hard day’s night, LP (reediciones 22-23)

Reciclando

En la película Help!, algunas de las antiguas canciones de The Beatles fueron orquestadas y utilizadas como música ambiental. Otras piezas fueron compuestas expresamente para el mismo fin. Así, en la versión estadounidense del álbum Help! (Capitol MAS 2386/SMAS 2386, 13 de agosto de 1965) apareció un corte instrumental titulado The bitter end/You can’t do that interpretado por Ken Thorne and his Orchestra. La primera parte del medley fue escrita por el propio Ken Thorne, un compositor de bandas sonoras con el que Dick Lester siguió trabajando en futuros proyectos. Thorne firmó también los temas instrumentales In the Tyrol y The chase, incluidos en la película y en la versión estadounidense del álbum de la banda sonora.

Éxito en listas

  • Estados Unidos:
    • Entrada única:
      • Debut: 4de abril de 1964
      • Puesto más alto:
      • 48 (11 de abril de 1964, una semana; número 1: Can’t buy me love, The Beatles)
      • Semanas en listas: 4

You can’t do that, la cara B del single Can’t buy me love, apareció durante cuatro semanas en la lista estadounidense. Debutó el 4 de abril en el número 65 y alcanzó el puesto 48 el día 11 de aquel mismo mes.

You can’t do that fue número 1 en Australia. El 30 de abril de 1964 apareció en el mercado un single titulado Can’t buy me love/You can’t do that (Parlophone A-8113) que fue tratado como doble cara A. Alcanzó la cumbre el 9 de mayo de 1964, sustituyendo al EP All my loving, y la conservó durante cinco semanas. Tras dos semanas de reinado de My guy, de Mary Wells, el single de The Beatles recuperó el trono durante una semana más. Fue descabalgado definitivamente por Requests, un EP de The Beatles.

Interpretaciones en directo

The Beatles incorporaron esta canción a su repertorio escénico en dos de las giras que ofrecieron a lo largo de 1964: la que les llevó por Dinamarca, los Países Bajos, Hong Kong, Australia y Nueva Zelanda en primavera (otoño en los dos últimos países citados, por supuesto) y la ofrecida durante el verano en distintas localidades de los Estados Unidos y Canadá. Lógicamente, fue grabada en el concierto del Hollywood Bowl de Los Ángeles del 23 de agosto de 1964, aunque esta versión no fue incluida en el LP de 1977 y no apareció en el mercado hasta 2016. En ambos tours la canción era la segunda pieza del repertorio, por detrás de Twist and shout. Fue retirada de los escenarios tras sonar por última vez el 20 de septiembre de 1964 en Nueva York.

Antes de acometer aquellas dos giras, la banda había tocado la canción en concierto una sola vez, el 26 de abril de 1964, en la gala televisada “New Musical Express 1963-1964 annual poll-winners all-star concert”, celebrada en Wembley. En este concierto Paul no había pulido todavía un nuevo arreglo vocal en sus coros con George que sí pudieron escuchar los australianos, los neozelandeses, los estadounidenses y los canadienses.

Emisiones radiofónicas

  • From us to you, segundo programa (BBC), grabado el 28 de febrero y emitido el 30 de marzo de 1964.
  • Saturday club (BBC), grabado el 31 de marzo y emitido el 4 de abril de 1964.
  • From us to you, tercer programa (BBC), grabado el 1 y emitido el 18 de mayo de 1964.
  • Top gear (BBC), grabado el 14 y emitido el 16 de julio de 1964.
  • On the town, (CKNW, Canadá), concierto en Vancouver emitido en directo el 22 de agosto de 1964.
  • (WIBG, Estados Unidos), concierto en Filadelfia emitido en directo el 2 de septiembre de 1964.
  • (WIFE, Estados Unidos), concierto en Indianapolis emitido en directo el 3 de septiembre de 1964.

Apariciones audiovisuales

Televisión

  • Big beat ’64 (ABC Television), grabado en un concierto colectivo en Londres para celebrar la entrega anual de premios de New Musical Express el 26 de abril y emitido el 10 de mayo de 1964.
  • The Beatles sing for Shell (Channel 9, Australia), grabado en un concierto en Melbourne el 17 de junio de 1964 y emitido el 1 de julio siguiente.
  • Blackpool night out (ABC Television), emitido en directo el 19 de julio de 1964.

Vídeo-clip

El 24 de mayo de 1964 la cadena estadounidense CBS emitió su entrega semanal de The Ed Sullivan show, en la que se incluyó una suerte de vídeo-clip de You can’t do that extraído de la que había de convertirse en la escena final de A hard day’s night. En la secuencia, suprimida en el montaje definitivo del filme, The Beatles interpretan la canción ante el público congregado en el Scala Theatre londinense. La escena se rodó el 31 de marzo de 1964 y fue recuperada en la edición de A hard day’s night en LaserDisc, en las versiones más tardías de la cinta de vídeo y en los DVDs y el Blu-ray. También aparece en el documental titulado You can’t do that – The making of A Hard Day’s Night, que cuenta con Phil Collins como narrador y que fue publicado por primera vez en vídeo el 28 de marzo de 1995 por MPI en los Estados Unidos. En este documental se utiliza una nueva mezcla estereofónica de la canción, nunca publicada en disco. También se incluyeron imágenes no utilizadas en el montaje original, al principio y al final, recuperadas del documental Follow The Beatles.

Sí que puedes hacer eso

En el documental You can’t do that – The making of A Hard Day’s Night se escuchan todas las canciones de la banda sonora de la película (A hard day’s night, I should have known better, If I fell, I’m happy just to dance with you, And I love her, Tell me why y Can’t buy me love), además de You can’t do that y la grabación orquestal Ringo’s theme (This boy). Todos los temas fueron mezclados de nuevo en estéreo por Ron Furmanek, un productor musical y filmógrafo que ha colaborado en varios proyectos de restauración de material audiovisual de The Beatles. Ninguna de estas nuevas mezclas ha sido utilizada en disco.

Carreras en solitario

Ringo Starr

  • En vivo: Gira “Choose love”, Ringo Starr & the Roundheads, Estados Unidos, 2005. Uno de los conciertos fue televisado.

Ringo Starr y You can’t do that

En junio de 2005 Ringo ofreció una breve gira promocional de cinco conciertos en la que presentó un álbum propio de inminente aparición, Choose love (CNR Records 22 998798, 25 de julio de 2005). Uno de los miembros de su banda de estudio, que fue la que le acompañó en esta ocasión en los conciertos, era el cantautor y productor de country Gary Burr, que se reservó la interpretación vocal de You can’t do that en las galas, con Starr a la batería.

Versiones relevantes

The Beatles fueron masivamente versionados una vez que su fama se extendió más allá de las fronteras de su propio país, pero pocos remakes fueron tan originales como el de Nilsson, el cantautor estadounidense trágicamente desaparecido el 15 de enero de 1994. En el primer álbum exitoso del artista —el segundo de su discografía—, Pandemonium shadow show (RCA 3874, noviembre de 1967), se incluía una irrepetible versión de You can’t do that que, aparte de cambiar completamente el tempo de la canción, estaba adornada con un auténtico medley de temas de Lennon y McCartney, incluyendo She’s a woman, I’m down, Drive my car, You’re going to lose that girl, Good day sunshine, A hard day’s night, Rain, I want to hold your hand, Day tripper, Paperback writer, Do you want to know a secret, Yesterday y Strawberry fields forever. Esta curiosa versión supuso el primer éxito para Nilsson, al menos en Canadá, en donde se aupó hasta el número 10 de las listas locales. En los Estados Unidos natales del cantante, donde el single que contenía la canción apareció en septiembre de 1967 con la referencia RCA 47-9298, la pieza no pasó del puesto 122 y en el Reino Unido ni siquiera consiguió entrar en listas.

Unos fans de cierta importancia

Harry Nilsson se hizo inmediatamente con el corazón de sus admirados Beatles: al poco de escuchar su álbum Pandemonium shadow show, que contenía también una versión de She’s leaving home, tanto John como Paul manifestaron que el artista se había convertido en su artista estadounidense preferido. Según se dice, Lennon recibió una copia del LP de manos del antiguo agente de prensa del grupo, Derek Taylor, y se pasó 36 horas seguidas escuchándolo una y otra vez. Después de la maratón musical llamó por teléfono al estadounidense para felicitarle. Fue el principio de una amistad que ya nunca se rompió. Por cierto, McCartney también le telefoneó al día siguiente.

Nilsson, al que los cuatro Beatles invitaron al Reino Unido para apoyar su naciente carrera artística, se convirtió con el tiempo en compañero de juergas de Ringo y de John; fue uno de los pocos músicos que consiguió adornar su discografía con colaboraciones de Starr, Harrison y Lennon (que incluso le produjo un LP entero en 1974, Pussy cats); y apareció en dos películas de 1974 junto al antiguo batería de The Beatles: Son of Dracula y Ringo and Harry’s night out (inconclusa e inédita). Muy afectado por la forma en que murió su amigo Lennon, se convirtió en un activista del control de la venta de armas de fuego en los Estados Unidos, ayudó a fundar la National Coalition to Ban Handguns y grabó la canción With a bullet, que se vendió a partir de entonces en formato de single en distintas convenciones sobre The Beatles. Después de su muerte se publicó un álbum que le homenajeaba titulado For the love of Harry: Everybody sings Nilsson (Music Masters 65127, 9 de mayo de 1995) en el que Starr cantaba la pieza Lay down your arms, compuesta por el desaparecido cantante e inédita hasta entonces, a dúo con Stevie Nicks.

You can’t do that fue la canción elegida por Lou Gramm, el cantante de Foreigner, para recordar a Lennon en el homenaje musical celebrado el 5 de mayo de 1990 en el Pier Head Arena de Liverpool.

Carlos Prieto Dávila, Putxe para muchos, está felizmente casado y tiene dos hijas y un hijo, y también buenas amigas y amigos. Dicho lo importante, el resto: estudió la carrera de Derecho y luego dos postgrados, uno en Migraciones Internacionales y otro en Políticas Públicas, Desarrollo y Pobreza. Actualmente es director de Comillas Solidaria en la Universidad Pontificia Comillas. Su experiencia profesional incluye asimismo el ejercicio de la abogacía en ámbitos de exclusión social (Derecho Penal, Laboral, de Extranjería) y la gestión y evaluación de impacto de proyectos de cooperación internacional. Algo sabe de temas relacionados con su desempeño profesional, pero solo se considera experto en una cosa: The Beatles. Cantó Imagine junto a su amigo Leo en el escenario del mítico Cavern Club de Liverpool. Los dos lo hicieron fatal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí