Cómo era la anterior era teatral para Elena González Martín

0
423

Porque está claro que acabamos de pasar una era teatral, en la que hemos crecido, nos hemos formado, hemos aprendido… Lo que venga a partir de ahora (¿julio? ¿septiembre?… ) va a pertenecer a una nueva era teatral, en la que tendremos presente lo que acabamos de vivir, en la que tendremos presente nuestra vulnerabilidad como sector, y esperemos haber aprendido de este cambio de era… Para recordar cómo fue, proponemos una serie de entrevistas breves sobre la era teatral que acabamos de dejar, siempre desde el cariño y los buenos recuerdos…

¿Puedes contarnos una anécdota que recuerdes con cariño de la anterior era teatral?
Enrique VIII en el Globe, en el World Shakespeare Festival 2012, con dirección de Ernesto Arias y producción de Rakatá… ¡¡¡Menuda experiencia!!! Emoción 100 por 100… estar esperando a que se abrieran esas puertas para vivir a Catalina de Aragón sobre esas tablas… sentir cómo reaccionaba el público a cada frase que pronunciábamos… Inolvidable.

Y otras más recientes con La ternura de Alfredo Sanzol… Esta función está llena de anécdotas vividas con mis compañeros, risas sobre todo, pero ha tenido dos sustituciones para el recuerdo: La sustitución de urgencia a Juanan como leñador marrón que hizo Pepe Viyuela en San Javier, difícil de olvidar, ataque de risa de los puros nervios. Juanan ingresado y Pepe haciendo la función con pinganillo, Alfredo se la iba leyendo para que él pudiera decirla de la mejor manera posible y nosotros llevándole y trayéndole de un lado a otro del escenario intentando respetar los movimientos marcados, con un calor de morirse y la complicidad del público al que se le había contado cómo eran las cosas. Y la que hizo Camila Viyuela también de urgencia, en este caso sustituyéndome a mí misma. Ella estuvo cuatro días en el Infanta Isabel. Pude ver la última función y fue impresionante… Fue verme a mí misma con treinta años menos… Mi misma cara, mis mismos gestos, una energía parecida o igual, no sé… Mi hija se parece mucho a mí… Me lo habían dicho… Y, desde luego, es verdad…  Escuchar y ver la función desde fuera, a mis compañeros y a Camila haciendo de mí… bueno, de mi reina Esmeralda… No podía para de llorar y reír de la emoción… Soy fan de La ternura y de sus actores, Juanan, Paco, Eva, Javi, Nata y, en este caso, Camila… Hacer esa función sí que es, como mínimo, una anécdota cada día.

¿Qué es lo que más te ha gustado en lo que llevábamos de temporada en la anterior era teatral?
Hablaría de muchos montajes, que no sé si son de la temporada pasada o de la anterior, aunque, como estaba trabajando en La ternura, también me he perdido muchos otros que querría haber visto.

Yo, Feuerbach, de Tankred Dorst dirigida por Antonio Simón. ¡¡¡Es que es una función que habla de un actor!!! Interpretada por Pedro Casablanc, ¡¡¡cómo le interpreta!!! Pedro es de los mejores actores que hay, yo creo. Y Samuel Viyuela hace un trabajo precioso… delante de ese pedazo actor que es Pedro, aprendiendo en cada función… Pedro es maestría.

Espejo de víctima de Ignacio del Moral y dirigida por Eduardo Vasco. Víctima – verdugo, los roles que asumimos, los que nos imponen… Dos horas de función de disfrute de ver a esos dos pedazo de actores. Noguero siempre me gusta, es que siempre hace unos trabajos… está siempre en otro estado, lo lleva más allá… ¡¡¡yo que sé!!! Soy admiradora total. Y Eva Rufo está de maravilla, da mucho gusto ver a dos actores así trabajando.

Shock (El Cóndor y el Puma) dirigida por Andrés Lima. Andrés nunca deja indiferente, los actores y actrices hacen un trabajo preciso y precioso…  Natalia Hernández, María Morales, Alterio, Barea, Paco Ochoa, Vinuesa… Desde luego, este montaje pone los pelos de punta, creo que es muy necesario contar esto. Y, si lo cuentas así, tan bien contado, mejor aún.

Nekrassov, de Sartre, dirigida por Dan Jemmett, está llena de amigos que me maravillan trabajando, soy admiradora total de Ernesto, de Miguel, de Josete, de Palmira, de David… Incondicional… A Carmen y Clemente los conocía apenas, pero, vamos… Estupendo montaje y estupendos actores, interpretando de una manera que hace que el teatro me interese mucho.

Un bar bajo la arena, dirigida por Ernesto Caballero, esta función me pareció preciosa… Un homenaje al Teatro María Guerrero de una época y a todos los que formaron parte de ella. ¡¡¡Convertir la sala de la Princesa en la cafetería que fue!!! Ese lugar en el que se encontraban los actores, técnicos y espectadores que han hecho la historia de nuestro teatro, a los que les debemos donde estamos y lo que somos como artistas, los que nos han abierto el camino de la mejor manera que supieron hacerlo, como imagino que estamos haciendo nosotros, como actuantes que somos del teatro… Era emocionante como espectador formar parte de todo eso, ver a los compañeros contemporáneos rememorar compañeros de entonces, pedacitos de vida, y además, hacerlo tan bien, con delicadeza, sensibilidad, sencillez, admiración, respeto…

Lo nunca visto, de José Troncoso… A ver… estas mujeres, Belén Ponce, Alicia Rodríguez y Ana Turpin, hacen un trabajo tan especial, tan bonito… Ya vi a Belén y a Alicia en Las princesas del Pacífico… Me desbaratan para bien esos bufones tan reales… José Troncoso es especial.

El desdén con el desdén, de Moreto, dirigida por Iñaki Rikarte. El montaje me encantó, Irene Serrano me dejó con la boca abierta… Su energía, su manera de decir el verso… Estaba preciosa.

El silencio de Elvis, de Sandra Ferrús, dirigida por ella misma. Es la primera función que he visto de Sandra, y he leído otra… Esta función habla de algo que ocultamos o ignoramos y que Sandra nos pone delante con una valentía grande. Hablar de la enfermedad mental como ella hace, sin dejar el sentido del humor… Con buenos actores… Elías González pasa por todos los estados que ha querido mostrar Sandra y te deja clavada al asiento.

Y ya me callo, porque seguiría con más funciones, pero bueno, ¡¡¡ya está bien!!!

¿Qué es lo último que viste en la anterior era teatral y qué rescatas de ello?
No sé qué fue lo último que vi, pero sigo pensando en montajes y me acuerdo mucho de Mi pasado en B, de Javi Lara;  he trabajado con Javi en varias ocasiones, le quiero, me gusta su trabajo, pero cuando le vi haciendo esto, me pareció superior a otras cosas, la manera de  contarlo, el recorrido que hace… también he visto Scratch y también me gustó, pero Mi pasado en B de manera especial… Me encantaría que lo recuperase y que a lo mejor hiciera una trilogía con Delicuescente Eva, que aún no he visto.

Y, sobre todo, rescato Réquiem, de Ester Bellver… Ester… es la bomba… Ester… es única, valiente, trabajadora, una gran actriz… Y, podemos decir… bueno, como hay muchas… pues, sí, habrá muchas, ¡claro! Muchas actrices somos, pero no tantas que cuenten las cosas como lo hace Ester. Réquiem, Todas a la una, Protagonizo… Es que Ester escribe, produce, dirige e interpreta y lo hace desde… desde… sí, también desde el corazón, pero sobre todo desde la vida… desde una raíz que va creciendo también hacia arriba y echa ramas que nos alcanzan a todos con lo que cuenta… Nos regala sus trabajos, los deja ahí… y es que es imposible que no se produzcan un montón de emociones cuando los ves; alegría con lágrimas, dolor con risas… Hablar de la muerte… de los cuidados… del padre… de la vida… con esa poesía, con ese sentido del humor… Con esa mirada que Ester tiene de la vida… y en el escenario… y esa presencia… Ester es mi amiga, pero todo esto que pienso no es porque lo sea, es porque de verdad creo que lo que hace y cómo lo hace es bueno y necesario en nuestro teatro, y que ojalá se hiciera más… Ojalá yo supiera hacerlo. Admiro muchísimo a Ester, la verdad.

Y también rescato inevitablemente Encerrona, de Pepe Viyuela… Este payaso sí que es de la era pasada, pero también de la presente… El payaso siempre, por favor, que no nos falte… Y Pepe Viyuela es un buen actor, creo, pero un grandísimo payaso, de eso estoy segura.

Y ahora, si nos puedes mandar una foto de un recuerdo, un objeto, algo que tengas de la anterior era teatral y que defina tu relación con esa era…

Elena González

Esta foto es de un montaje de Natalia Hernández De buena familia. El primer montaje de mis hijos juntos, Samuel ya había hecho algo, Camila era lo primero, la función es preciosa, ¡¡¡Ascen, Vicente y Jorge, claro!!! ¡¡¡Pedazo de actores!!!  Samuel y Camila… Me dio un vuelco el corazón, Natalia ya me había dicho que estaba contentísima con el trabajo de los dos, pero  cuando los vi… No me lo podía creer… Tan divertidos, tan sueltos, tan entregados… tan buenos…No cabía duda, definitivamente ACTORES los dos … Hubo un antes y un después de esta función  en mi relación con mis hijos. Ya no sólo eran hijos, también eran compañeros de profesión.

(Elena González Martín, actriz)

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorLas consecuencias (9)
Artículo siguientePrólogo a un gran amigo
El Gallinero
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí